domingo, 22 de agosto de 2010

Neptuno - Un mundo azul

4.348.655.030 km.

4.348.655.030 km es la distancia media a la que se encuentra Neptuno de la Tierra.

A veces vale la pena obtener las distancias de los objetos que observamos en km. para que seamos conscientes de lo lejanos que llegan a encontrarse. Yendo a una velocidad de 120 km/h. tardaríamos 4.136 años en llegar a Neptuno...

El 20 de agosto de 2010 estaba observando con el SC de 235mm. La Luna brillaba al 87% en el cielo y no me permitía una observación cómoda de los objetos de espacio profundo, así que después de echar un vistazo a la propia Luna, a Júpiter y a Urano quise hacer una visita al planeta del Sistema Solar que se encuentra más alejado de nuestra estrella: Neptuno.

A pocos aumentos Neptuno parece una estrella más, pero forzándolos (la noche me permitió llegar a los 313x) ya se adivina como una pequeña circunferencia verde-azulada.

No se aprecia ningún tipo de detalle, aparte del color y de su forma redondeada, que teniendo en cuenta la distancia a la que se encuentra no es poco.

Actualmente Neptuno se encuentra en la constelación de Capricornus, y esa noche se encontraba cerca de la estrella TYC5808-47-1 que brilla con magnitud 8,53. Neptuno lo hace con 7,82, por lo que la vista a través del telescopio se asemejaba a una estrella doble con una separación generosa. Una buena compañía para la observación del planeta.

Esta es la foto que hice con la cámara DBK (Neptuno está situado abajo):

No es gran cosa, pero me ha hecho mucha ilusión cazar a este gigante gaseoso con un radio ecuatorial de 24.746 km, cuatro veces mayor que el de La Tierra, que es de 6.378 km.

Neptuno posee una atmósfera rica en hidrógeno y helio, pero debe su color azulado a la presencia de pequeñas cantidades de metano que absorben las longitudes de onda rojas procedentes del Sol permitiendo sólo reflejar las ondas azules. Gracias a este color azulado, en visual presenta un aspecto realmente atractivo.

El 24 y 25 de agosto de 1989 la sonda Voyager 2 sobrevoló Neptuno y confirmó la presencia de anillos. Son mucho menos compactos y espectaculares que los de Saturno, pero, de momento, ahí están. Según estudios recientes el sistema de anillos de Neptuno no es estable y uno o más de los anillos que lo componen puede llegar a desintegrarse en los siguientes 100 años.

Ni con el mejor telescopio que pudiera conseguir podría observar los anillos. Sin embargo, pasé un rato muy agradable bajo el cielo de verano observando este lejano planeta que podría llamarse el otro planeta azul del Sistema Solar.

2 comentarios:

  1. yo creo que puedes darte por satisfecho,por que es dificil pillarlo,mola un monton

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario astrojg,

    Satisfecho sí que lo estoy :), lo único es que en visual lo veía más azulado que lo que me ha quedado en la foto... pero tienes toda la razón, el pillarlo y poder echarle un vistazo es por si mismo una gran recompensa.

    Y siempre está bien que queden objetivos por conseguir.

    Saludos

    ResponderEliminar