sábado, 18 de mayo de 2019

Fotografiando M42, la Nebulosa de Orión, desde ciudad

El 22 de marzo de 2019 tuve ocasión de montar el SC de 127mm en el balcón de casa en Barcelona. Mi objetivo no era otro que intentar fotografiar M42, la Nebulosa de Orión, y ver hasta dónde podía llegar.

Teniendo en cuenta, como no, todas mis limitaciones.

Con la contaminación lumínica de la ciudad y la montura altacimutal de mi telescopio, tuve que ceñirme a unos tiempos de exposición de tan solo 6 segundos y utilizar una ISO alta.

Al final saqué 30 imágenes. Esta es una de ellas tal como salió, sin modificarla con ningún programa:


Además, hacía mucho tiempo que no trabajaba con el PixInsight, y me ha costado un poco exprimir la imagen, Pero a pesar de ello, he quedado bastante contento con el resultado final:


Creo que la experiencia me ha permitido darme cuenta que algo de astrofotografía de cielo profundo se puede hacer desde ciudad.

Siempre lo digo. Sé que la astrofotografía no es lo mío, pero si cuando empecé con la afición me hubieran dicho que alguna vez conseguiría sacar una fotografía de la nebulosa de Orión como esta, no me lo hubiera creído.

sábado, 20 de abril de 2019

Rayos lunares - Maginus

En el número de julio de 2015 de la revista “Astronomy”, fue publicado un artículo titulado “Catch Some Moon Rays” de Vincent S. Foster.

En él hablaba sobre los rayos lunares que aparecen en un intervalo de entre dos y tres horas durante el amanecer o el atardecer lunar, es decir, cerca del terminador, como consecuencia de la filtración de la luz del Sol por entre los huecos de las paredes de los cráteres o de montañas.

Normalmente se proyectan sobre la superficie del cráter, ofreciendo un bonito espectáculo a los observadores lunares que han previsto la aparición de alguno de estos raros y efímeros fenómenos

Me pareció una propuesta de observación original y me dispuse a investigar un poco más sobre estos rayos lunares. Así llegué a esta página donde aparece un listado de los cráteres en los que pueden observarse, así como las efemérides para ello:

www.lunar-occultations.com/rlo/rays/rays.htm

El 12 de febrero de 2019 vi que tenía la oportunidad de presenciar el rayo lunar que aparee sobre la superficie de Maginus, un cráter situado cerca de Tycho que presenta un diámetro de 164 km y cuyas paredes se elevan hasta los 4.000 m. El mejor momento para observarlo es durante la octava noche de lunación.

Virtual Moon Atlas
Así que después de comprobar la hora más adecuada (alrededor de las 21h 13m TU), planté el SC de 127mm en la terraza, apunté a la Luna, localicé Maginus y… ahí estaba, el rayo lunar prometido.

Este es el dibujo que hice:


La orientación aparece con el Oeste en la parte de arriba y el Este en la de abajo… tal como lo vi a través del ocular. Eran las 21h 17m T.U.

Por la poca elevación del Sol y los altos muros de Magins, el Sol todavía no era capaz de bañar el interior del cráter, sin embargo, un resquicio en la pared Este permitía la entrada de una porción de luz solar que a mí me sugirió una punta de arpón.

Antes de ir avanzando con el dibujo aproveché para sacar unas fotografías para inmortalizar el momento.



Estuve un buen rato disfrutando del panorama y decidí que intentaría cazar algún que otro rayo lunar más en cuanto se dieran las condiciones propicias.

domingo, 14 de abril de 2019

Mancha Solar AR2738 el 13 de abril de 2019

Hacía tiempo que no coincidía la aparición de una bonita mancha solar con la posibilidad de que yo pudiera observarla con tranquilidad. Por suerte, este fin de semana he podido disfrutar de AR2738.

No suelo practicar la observación solar, sin embargo, de vez en cuando me gusta echar un vistazo a las distintas manchas solares que van apareciendo. Verlas en directo visualmente con el SC de 127mm, siempre,, siempre con filtro solar, no lo olvidemos, es realmente espectacular.

Este es el dibujo que hice de AR2738:


No me ha decepcionado en absoluto, y además no había visto hasta ahora una como esta.

Normalmente las manchas presentan un núcleo (umbra) negro compacto, pero AR2738 en el centro tiene una zona blanca que ofrece una curiosa apariencia.

No sé si esto es habitual o no, ya he comentado que no observo el Sol muy a menudo, pero el hecho es que me ha llamado mucho la atención.

También me animé a fotografiarla. Primero con la Nikon D5100 para tener una panorámica general y situarla en la circunferencia solar, y después con la ASI120MM para captarla con más detalle. Las fotos originales son en blanco y negro, el color lo he añadido con Photoshop para darle un toque más estético.



De todas formas, lo mejor ha sido la observación en directo. Espero no estar tanto tiempo sin poder disfrutar del Sol.