lunes, 25 de mayo de 2020

Conjuncíon Luna - Mercurio - Venus del 24 de mayo de 2020

Pronto voy a tener que despedirme de Venus, pero todavía puedo permitirme el lujo de disfrutar de alguna conjunción interesante, como la que se dio el 24 de mayo de 2020.

Esta vez, una joven Luna, que cumplía su segundo día de lunación, hacía compañía al brillante Venus que estaba a punto de esconderse detrás de la montaña. Y entre ellos dos, un tímido Mercurio que quería unirse al espectáculo.


Pasados unos minutos, Venus ya había desaparecido cediendo todo el protagonismo a la Luna y a Mercurio.


Una bonita conjunción para despedir el día.

domingo, 26 de abril de 2020

Venus, la Luna y las nubes protagonistas de la noche

La ciudad no es el lugar más adecuado para disfrutar de la astronomía, sin embargo, la presencia de la Luna y el brillo de Venus nos ofrecen una buena oportunidad para recordarnos un poco nuestra situación real respecto al Universo.

Cierto es que existen muchos problemas que nos afectan que suponen una gran presión en nuestro ánimo, y tenemos que intentar lidiar con ellos de la mejor manera posible. Pero también es cierto que a menudo, nos encontramos llenos de preocupaciones que, en realidad, no son tan importantes como nos pensamos. Y es aquí cuando una mirada al cielo nos puede ayudar a relativizarlas.

El 25 de abril de 2020 me asomé al balcón de mi casa en Barcelona para despejar un poco la vista y me encontré con un baile de nubes que por momentos escondían y descubrían a un potente Venus y a una tímida Luna.

No pude evita sacar la cámara para inmortalizar el momento.


La presencia de las nubes, además de añadirle vistosidad a la ya de por sí espectacularidad de Venus y la Luna, reflejaban tristemente la contaminación lumínica que emana de la ciudad.

Pensando en la luz mal gestionada de nuestras poblaciones y los trenes de satélites que se están lanzando a nuestra órbita y los cambios que la pandemia del coronavirus está trayendo a nuestras vidas, tanto a nivel de salud, social y económico, acabé sumiéndome, sin querer, en un estado de ánimo bastante melancólico.

Al final se me ocurrió quitarle los colores a la foto y dejarla en blanco y negro. Un reflejo más acertado del momento que vivo.


sábado, 4 de abril de 2020

Conjunción Venus y las Pleiades (M45)

No corren buenos tiempos.

La aparición del Covid-19 en nuestras vidas ha provocado una verdadera conmoción en nuestra manera de afrontar nuestra realidad.

Lo que antes dábamos por sentado, ahora lo valoramos en su justa medida. Si antes manteníamos a la Muerte en un lugar apartado de nuestros pensamientos, ahora no podemos evitar pensar en ella. Nuestra forma de relacionarnos y de actuar socialmente, en nada se parece a la que teníamos hace tan sólo unos cuantos meses. Y nuestra manera de plantearnos el futuro también ha cambiado radicalmente.

Cada uno de nosotros reacciona según su propio carácter y según los problemas que le han venido, o no, encima. Lo que está claro es que en nuestra vida va a haber un antes y un después desde la venida de esta pandemia.

Sólo espero que, dentro de la desgracia, el cambio nos conduzca a una sociedad mejor, en la que valoremos la familia y los amigos, el trabajo digno, demos más importancia a lo que realmente se lo merece, que seamos más empáticos con los demás y que entendamos que debemos vivir en una sociedad tolerante con aquel que es diferente a nosotros. Respetar las creencias religiosas de cada cual, las no creencias. No querer imponer nuestros criterios sino intentar encontrar un punto de equilibrio que nos beneficie a todos.

Sólo espero que esto sea así, y no que el egoísmo, la desconfianza y los totalitarismos se impongan.

El caso es que ayer, en medio del confinamiento que debemos respetar por la cuarentena decretada para intentar evitar la propagación del virus, en medio de la triste realidad que es ver morir a familiares y amigos y ni tan siquiera poder acompañarles en el traspaso. En la continua inquietud por evitar contagiarse, por la salud de los mayores que comparten nuestra vida. En medio de los problemas económicos que conlleva este nuevo estado de cosas… algo tan simple como la presencia del brillante Venus en medio del cúmulo de las Pleiades, me permitió tener unos minutos en los que pude dar un pequeño respiro a las preocupaciones y tristezas.

Y es que la vista de esta peculiar conjunción con los prismáticos 10x50, incluso desde la contaminada lumínicamente Barcelona, ofrecía un bonito espectáculo.

Al final, hasta me animé a sacar la cámara e intentar inmortalizar el momento:


En el blog, muchas veces he recomendado que tomemos notas durante nuestras observaciones, ya que nos ayudan a mantener el recuerdo de ellas. Y también a dejar constancia de aspectos como las condiciones de observación o nuestro estado de ánimo.

Esta conjunción de Venus y las Pleiades siempre me recordará este tiempo incierto y de congoja, pero también tendré presente que por unos minutos, pude volver a sentir esa tranquilidad de espíritu que nos ofrece a menudo la observación astronómica.

Mis mejores deseos para todos.

Stellarium
Actualización del 4 de abril de 2020:

Al día siguiente pude comprobar cómo Venus continúa con su movimiento, y como se mantiene cerca de las Pleiades, pude disfrutar otro día de esta bonita conjunción. Aquí dejo la foto que hice: