sábado, 15 de diciembre de 2018

El cometa 46P/Wirtanen el 14 de diciembre de 2018

Durante este mes de diciembre los aficionados a la astronomía podemos disfrutar del paso del cometa periódico 46P/Wirtanen, un cometa que llegará a ser lo suficientemente brillante como para ser asequible sin dificultad hasta con unos sencillos prismáticos.

Eso sí, la oscuridad de nuestros cielos va a ser determinante para ello.

Y esto es lo que me preocupaba, ya que como actualmente no puedo desplazarme a cielos oscuros y tengo que contentarme con la sufrida observación desde mi limitado balcón barcelonés, tenía miedo que la magnitud estimada de 8,8 con la que brilla en estos días, no fuera suficiente para que lo pudiera observar la noche del 14 de diciembre de 2018.

Para localizarlo utilicé el Cartes du Ciel, que nos permite actualizar la base de datos de cometas con el fichero que mantiene el Minor Planet Center. Sólo hay que seguir estos pasos:

Ajustes-Sistema Solar-Cometa-Cargar archivo MPC-Descargar-Ok

Después:

Buscar (ícono de los primáticos)-Cometa-En el cajetín izquierdo poner, en este caso 46P-Filtrar-Encontrar.

Carta generada con Cartes du Ciel
Antes de montar el telescopio quise probar si era capaz de cazarlo con prismáticos. Tomando como referencia las Pleiades (M45) y Aldebarán (Alpha Tauri), cogí los Celestron Skymaster Pro 20x80 y empecé a peinar la zona.

Sin éxito.

Cogí los 10x50 por si tenía más suerte, pero el resultado fue el mismo. ¿Demasiada contaminación lumínica?, ¿mi preocupante pérdida de vista con la edad?, ¿Torpeza?

Empezaba a desilusionarme, pero viendo que la noche estaba despejada, que ya disponía de dos estrellas a la vista para poder alinear el Nexstar 5i y que no tenía que madrugar al día siguiente, decidí probar con él.

Lo monté, le acoplé la esterilla que tengo para evitar que la humedad de la noche me empañe el telescopio, además de intentar evitar algo el reflejo de las luces urbanas, y apunté hacia donde debía encontrarse el 46P/Wirtanen.


Sólo tuve que adaptar un poco la vista y allí estaba, muy difuso, medio camuflado por la contaminación lumínica, pero perfectamente distinguible.

Decidí utilizar el filtro UHC-S, y la verdad es que el contraste mejoró bastante, a la vez que el cometa mantenía protagonismo.

Voy cambiando oculares, 25mm, 14mm, 40mm… y al final opto por dibujarlo con este último.


Lo vi pequeño, muy difuso, bastante esquivo. Pero en el campo aparecen unas cuantas estrellas que hacen que su observación quedara bastante más lucida que sin ellas.

El núcleo no lo vi demasiado marcado, ni especialmente brillante, pero con la suficiente presencia como para poder ser visto desde una ciudad tan polucionada lumínicamente como Barcelona. Lo rodeaba un halo (coma) que se iba haciendo más grande a medida que adaptaba mejor la vista, pero a pesar de todo este pequeño éxito, no pude evitar añorar los cielos oscuros a los que estoy acostumbrado cuando puedo ir a mi pueblo.

De su cola, ni rastro.

Sea como sea, es emocionante poder ver el 46P/Wirtanen desde Barcelona.

Me animé y decidí dibujarlo de nuevo, forzando los aumentos con el Delos de 14mm.

Este gran ocular lo compré con la idea de utilizarlo básicamente con el SC de 235mm y la CGEM, pero estoy tan contento con él que no puedo evitar ponerlo de vez en cuando en el Nexstar 5i, aunque parezca que el ocular sea más grande que el propio telescopio…


Pude ver el núcleo mejor definido, pequeño, pero más marcado y diferenciado de la coma que lo envolvía. Utilizando la visión lateral y con una buena dosis de paciencia mejoraba su apariencia respecto al 40mm. Incluso sin el filtro se veía bastante bien.

Así como antes presentaba una forma redondeada, ahora lo veía, difuso igualmente, pero con un aspecto de campana.

No pude concluir la observación de una manera mejor, teniendo en cuenta las condiciones con las que la hice.

Este cometa fue descubierto el 17 de enero de 1948 por Carl Alvar Wirtanen. Es un cometa periódico de la familia de Júpiter. Su periodo orbital actual es de 5,4 años, pero debido a que suele estar afectado por la fuerte gravedad de Júpiter cuando su órbita se acerca a la influencia del planeta, ha ido variando desde su descubrimiento, y es seguro que continuará variando en el futuro.

Es un cometa muy pequeño, su radio es de tan sólo 0,56 km, pero posee un núcleo hiperactivo, de tal manera que se puede considerar un cometa muy brillante en comparación con su tamaño real.

Veremos si puedo cazarlo de nuevo más adelante. Estos días irá moviéndose en el cielo entre el espacio que separa las Pleiades y las Hiades.

Acabo con una foto, más que nada testimonial, del cometa. Mi pericia, el monobrazo altazimutal y la contaminación lumínica no me permite más.


sábado, 8 de diciembre de 2018

Conjunción Marte - Neptuno el 7 de diciembre de 2018

Tenía anotado desde hace días en la agenda la conjunción de Marte y Neptuno que tendría lugar el 7 de diciembre de 2018. Hacia las 17h T.U. se encontraría separados por tan sólo algo más de 5’.

Ahora que no puedo desplazarme a buscar lugares de observación oscuros, tengo que conformarme con viajar básicamente por nuestro Sistema Solar, que es de las pocas cosas que nos permite la fuerte contaminación lumínica de nuestras ciudades, y estas conjunciones planetarias son como un regalo.

Llegado el día estaba contento. El cielo se encontraba despejado y todo indicaba que podría disfrutar sin problemas de la conjunción, sin embargo, no he llegado a casa hasta las 21h T.U. y delante mi lamento, he comprobado que los planetas ya empezaban a separarse (a esta hora ya se encontraban a 11’) y a aproximarse a los edificios que tengo enfrente, con el consiguiente aumento de la turbulencia atmosférica y de la mayor afectación de las brumas y la contaminación lumínica.

Pero no me quejo. Actualmente, no estoy como para ser demasiado exigente en las pocas ocasiones que puedo sacar el telescopio.

Así que hacia las 21h 17m T.U. apunté el SC de 127mm hacia Marte y Neptuno y, a pesar de todo, pude comprobar que me ofrecían un buen espectáculo. Este es el dibujo que hice de lo que pude ver:


En esta ocasión, he modificado el dibujo con Photoshop para que reflejara lo más atractivo de lo que observé: el color anaranjado de Marte contrastando con el delicado color azulado del lejano Neptuno.

Con los 127mm del Nexstar 5i y la turbulencia atmosférica, no me permitieron distinguir ningún detalle de la superficie marciana, pero como digo, el color de los planetas fue lo más significativo, lo que me transmitió la gran belleza que ofrecen estos vecinos lejanos del Sistema Solar.

Alejado ya de los mejores meses de la conjunción de Marte en este 2018, actualmente se encuentra situado a unas 1,063 UA de la Tierra, iluminado en el 86% de su superficie y brillando con una magnitud de 0,08.

Neptuno, a 29,95 UA, un brillo de magnitud 7,89 y un magnífico color azulado nos hace recordar las grandes distancias a la que se encuentran los planetas del Sistema Solar. El diámetro de Marte es de 6.787 km, mientras que el de Neptuno es 49.528 km. Su distancia a la Tierra es la que hace que viera a Marte, algo más de 7 veces menor que Neptuno, con un tamaño aparente de 8,8” por tan sólo 2,3” por parte de Neptuno.

Terminé mi escapada astronómica fotografiando la conjunción con la Nikon D5100 acoplada al Nexstar 5i. Un bonito recuerdo de un rato agradable que disfruté la noche del 7 de diciembre de 2018:


sábado, 24 de noviembre de 2018

STF 61 / 65 Psc - Doble de componentes gemelas en Pisces

Sin duda, los aficionados a la astronomía siempre encontramos sugerente la vista de una estrella doble, y aunque la gran mayoría prefiere disfrutar de ellas cuando muestran un buen contraste de color, personalmente, me siento especialmente atraído por aquellas que ofrecen una magnitud similar y que presentan una pequeña separación entre las dos componentes.

Un buen ejemplo es STF 61 (65 Psc), una pareja de estrellas gemelas que brillan con una generosa magnitud 6,3 y están separadas por unos ideales 4,2”.

Carta generada con Cartes du Ciel
Aunque se encuentra en la constelación de Pisces, el hecho de estar junto a la frontera de esta constelación con la de Andrómeda, hace que, para localizarla, sea mejor partir de la Alpha Andromedae (Curiosamente, componente del cuadrado de Pegasus), desplazarnos hasta Delta And, y de ella, finalmente, alcanzar la STF 61.

Para poder separar sus componentes es necesario utilizar un telescopio. Como más disfruto con ella es con el SC de 127mm, que me permite separarla cómodamente mientras mantiene una cálida proximidad entre sus dos componentes.

Este es el dibujo que hice de ella a partir de mi observación de octubre de 2008:


Es preciosa, y os invito a que le echéis un vistazo a poco que tengáis ocasión para ello.