domingo, 13 de junio de 2010

M51 - La galaxia Remolino en Canes Venatici

Mi primera toma de contacto con M51 fue un poco atípica. No fue visual, sino fotográficamente. El 17 de febrero de 2006, haciendo pruebas con mi recién adquirida Nikon D70S y el Nexstar 5i, dirigí el goto hacia M51 (galaxia que todavía no había tenido oportunidad de observar) y me salió esto:

M51, la galaxia Remolino (Whirlpool Galaxy), a 37 millones de años luz de distancia, es una de las vistas más impresionantes que podemos observar a través de nuestros telescopios. La razón principal es que M51 se encuentra interactuando con la galaxia enana NGC5195 y nos ofrece desde cielos oscuros un atractivo aspecto de galaxia “doble”.

Pero no nos precipitemos. M51 puede llegar a maravillarnos y dejar una imagen indeleble en nuestra retina... o puede defraudarnos profundamente hasta el punto de provocar que astrónomos aficionados no demasiado convencidos, dejen definitivamente de observar por el telescopio.

Intentaré explicarme.

Transcribo aquí tal cual mis anotaciones del 12 de mayo de 2007:

“Es la primera vez que veo M51 con el telescopio (SC Nexstar 51, 127mm), y sinceramente, ha sido una experiencia bastante decepcionante. Aunque el solo hecho de haberla visto después de tanto tiempo intentándolo y fracasando, me sube un poco el ánimo.

Digo que es decepcionante, porqué al ver esta galaxia en fotografías te das cuenta que estás ante un objeto realmente espectacular... y entonces, ves lo que ves a través de tu pequeño telescopio y se te queda cara de tonto.

Bien, con el ocular de 25mm (50x) puedo ver el núcleo derecho de M51 como un puntito difuminado, pero perfectamente reconocible. En cambio, para ver el núcleo de la izquierda, tengo que mover un poco el tubo del telescopio y fijarme mucho.

De brazos en espiral, lamentablemente, nada de nada.

Con el ocular de 18mm (69x) y con visión lateral, la cosa mejora por momentos. Veo los dos núcleos, muy difusos... pero los veo. El problema es que después de escribir, vuelvo a poner el ojo en el ocular... y no veo ni rastro de M51...

En fin. Tal vez desde un lugar más oscuro tendría mejor recompensa”.

Es lo bueno de llevar un cuaderno de observación: te permite recordar tus impresiones muchos años después de haberlas tenido... y que si no fuera por las anotaciones, muchas de ellas caerían en el olvido.

Continúo.

Seis días después de mi primera observación de M51 pude disfrutar de cielos realmente oscuros... pero por diferentes problemas no disponía del telescopio y tenía que contentarme con mis prismáticos 15x70.

Vuelvo a transcribir mis anotaciones de esa noche:

“Es genial. Tanto por los cielos oscuros como por el seeing. Debe ser porqué no tengo el telescopio a mano...

Pero bueno. Hay que aprovechar con lo que se tiene, así que cojo los prismáticos y decido probar de localizar M51 siguiendo las indicaciones que aparecen en el libro de Gary Seronik, “Binocular Highlights”, en la página 37.

No dejo de ser un poco escéptico. Después de lo que me ha costado conseguir ver con el telescopio M51... se me hace muy difícil pensar que la veré con unos simples prismáticos.

Pero... me pongo muy contento, ya que a partir de Eta UMa (Alkaid), me dirijo hacia la 24 CVn. Desde allí me desplazo un poco hasta localizar un triángulo de estrellas que comenta Seronik en su libro... y allí está, una manchita blancuzca perfectamente distinguible. Genial.

Es curioso comprobar que esta noche con los 15x70 he quedado mucho más satisfecho que no la semana pasada con el 5i. Es una gran lástima no disponer esta noche del telescopio. Seguro que hubiera sido un magnífico espectáculo”.


Moraleja: Cuanto mayores las espectativas, mayor la probabilidad de defraudarnos; cuanto menores, mayor la probabilidad de sorprendernos.

Continúo.

La noche del domingo 4 de abril de 2010 soplaba un viento fuerte, pero no pude resistirme a montar mi nuevo y flamante SC Celestron de 9,25” sobre la montura CGEM.

Las estrellas se veían como pelotas de golf, pero con todo pude disfrutar un poco de M65, M66 y NGC3628, M98, M101 (la primera vez que he podido verla y no exagero si digo que lo he probado más de veinte veces...), un Ghost of Jupiter (NGC3242) realmente espectacular.

Acostumbrado a ver planetarias pequeñitas con el Nexstar 5i, al ver NGC3242 no pude evitar soltar una exclamación de admiración.

Y como colofón final, apunté a M51. Y lo que vi fue la justificación palpable de por qué me gusta la astronomía. A pesar del viento y el mal seeing pude disfrutar de dos núcleos brillantes... y brazos espirales bien definidos. Una verdadera maravilla. El tiempo no acompañaba para recrearme en la observación ni de extenderme en anotaciones y dibujos... eso queda para otra ocasión... pero la sensación de estar viendo una de las mejores vistas que podemos disfrutar con un telescopio se me quedó marcada a fuego.

Espero haberme explicado y que se entienda mejor mi afirmación del principio.

Y ahora, mi observación del 11 de junio de 2010 con el Nexstar 5i de 127mm desde mi lugar de observación habitual. Es decir, con una contaminación lumínica moderada... y subiendo.

Este es el dibujo que hice a 69x:

Es curioso lo que pasa con M51. La he visto con prismáticos, con telescopios pequeños desde cielos oscuros o con cierta contaminación lumínica, con telescopio de gran abertura... y dejando de lado mi gran experiencia del 4 de abril de 2010, es una galaxia que siempre me ha dado problemas a la hora de observarla.

Esta noche he podido ver un núcleo central potente a la derecha, y uno de más etéreo a la izquierda. Sin ningún tipo de unión.

No hay estrellas brillantes por la zona, a excepción de HIP66004, que brilla con magnitud 7,03 y que puede resultar muy útil a la hora de enfocar el conjunto, pero que recomiendo dejar fuera del campo del ocular cuando queramos centrarnos en la observación de la galaxia.

En el dibujo también se aprecia el triángulo de estrellas que Gary Seronik utilizó en su camino de encuentro de M51.

Se podría decir que esta noche he visto M51 de manera aceptable: ni de la mejor manera que puedo observarla... ni de la peor... pero como nos ocurre a veces con determinadas personas, no podemos evitar amarlas aunque veamos que tienen un montón de defectos...

Sea como sea, siempre que tenga ocasión continuaré visitando este impresionante par de galaxias.

6 comentarios:

  1. Hola Almach:

    Interesante historia la que tienes con este peculiar objeto, una entrada bastante completa... y muy entretenida para leer.

    Suena extraño para mí, pero en repetidas ocasiones he leído que algunos observadores observan mejor un objeto difuso con prismáticos que a través del telescopio... la verdad no entiendo cómo puede ser, pero el hecho es que es así... las cosas que tiene esta afición!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda la M51 es una galaxia muy esquiva en visual, un poco "caprichosa". En cuanto despeje un poco voy a volver a por ella. Excelente post Almach!

    ResponderEliminar
  3. Hola Oscar,

    No suele ser habitual, pero es posible que algunos objetos se vean mejor en determinadas ocasiones con prismáticos por el hecho de estar observando con visión binocular, lo que permite a nuestro cerebro darle esa dimensión que cuando observamos por un solo ojo, perdemos en gran medida.

    Hay verdaderos apasionados de la observación con prismáticos gigantes... y no los cambiarían por el mejor telescopio de aficionado que les ofrecieras.

    Lo mejor, si se puede, es disponer de las dos opciones :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Fernando,

    A ver si puedes aprovechar una noche oscura para disfrutar de esta "caprichosa" galaxia :) Bien pensado, tal vez le venga mejor el sobrenombre de "Caprichosa" más que el de "Remolino"...

    Gracias por el comentario.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Esta noche he realizado la observacion de esta galaxia y efectivamente de brazos espirales nada de nada, pero la he podido observar que no es poco.
    http://juannava64.files.wordpress.com/2012/08/informe-observacion-20120816_galaxia-remolino.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan,

      Tienes toda la razón, de momento lo importante es que la hayas podido localizar.

      No dejes de visitarla de vez en cuando, ya que hay noches con buenas condiciones atmosféricas que aunque no puedas ver todos los brazos espirales, sí que podrás ver algunas de sus zonas más brillantes. Y si tienes la suerte que te coincida una buena noche con unos cielos oscuros, bien podría ser que incluso pudieras ver la unión de las dos galaxias. Pero con el SC de 127mm será complicado.

      Mira cómo la vi, la vez que la he visto mejor, con mi SC de 235mm:

      http://laorilladelcosmos.blogspot.com.es/2011/06/supernova-sn2011dh-en-m51.html

      Saludos.

      Oscar

      Eliminar