miércoles, 22 de agosto de 2012

NGC6664 - Cúmulo Abierto en Scutum

NGC6664, también conocido como Cr 385, es un cúmulo abierto descubierto por William Herschel el 16 de junio de 1784. Está situado a unos 4.900 años luz de distancia y se extiende a lo largo de 17 años luz. Tiene una edad estimada de unos 46 millones de años, siendo incluso más joven que el cúmulo de las Pleiades (M45). Es muy fácil localizar su situación en el cielo, ya que se encuentra en la constelación de Scutum a tan sólo 20’ al Este de Alpha Scuti.

Esta estrella de referencia es realmente bonita y aporta una cierta prestancia al cúmulo, pero no tiene ninguna relación con NGC6664, como se puede ver al comprobar que se encuentra a 199 años luz de nuestro Sistema Solar. Es una gigante roja cuyo tipo espectral es K3III y brilla con una magnitud variable que oscila entre la 3,81 y la 3,87.

Pero que sea fácil de localizar no quiere decir que sea fácil su observación. La noche del 10 de agosto de 2012 tuve unas condiciones favorables para disfrutar de NGC6664: noche oscura, una casi inexistente contaminación lumínica y un telescopio de buena abertura (SC de 235mm). Sólo un inconveniente: una ola de calor de aire sahariano que nos ha dejado el cielo lleno de partículas en suspensión. Este fue el dibujo que hice:


Y digo que no es fácil de observar, porqué NGC6664 está formado por estrellas que brillan con magnitud 10-11, cosa que exige unos cielos libres de contaminación lumínica. Por otro lado, al ser tan extenso (16’), como mejor se observa es a bajos aumentos, por lo que en teoría sería ideal observarlo desde cielos oscuros con mi SC de 127mm. Pero esta noche sólo dispongo del SC de 235mm y tengo que utilizar el ocular Hyperion de 31mm que me proporciona los 75x aumentos que utilizo para dibujar lo que estoy viendo.

Nada más poner el ojo en el ocular destaca casi de manera impertinente la brillante y espectacular Alpha Scuti. Me entretengo un instante apreciando su color anaranjado, pero enseguida me centro en la búsqueda de NGC6664 y me doy cuenta de manera casi automática que si Alpha Scuti es bonita… el cúmulo no se queda atrás.

A medida que voy adaptando mejor la vista a la oscuridad voy apreciando mejor este grupito de estrellas desperdigadas que ocupan casi el 80% de campo del ocular. En cierta manera me recuerda la forma de un abanico estelar. La gran mayoría de sus componentes las veo de color entre azulado y blanco metálico, aunque alguna estrella me parece notarla cierto color amarillento.

Un cúmulo abierto exigente, pero de agradable observación si disfrutamos de las condiciones adecuadas. Bueno, la condición irrenunciable es la de unos cielos oscuros, de lo contrario, en el mejor de los casos NGC6664 nos defraudará, o en el peor, incluso puede llegar a pasarnos completamente inadvertido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada