jueves, 24 de junio de 2010

El Cinturón de Venus (Arco Anticrepuscular)

Este 2010 está siendo especialmente duro para los astrónomos aficionados. Las nubes y el mal tiempo han sido los protagonistas de la mayoría de las noches de lo que llevamos de año.

Hay que reconocer que puede llegar a ser desesperante. Un montón de sesiones de observación preparadas se quedan en nada por culpa de “razones de fuerza mayor”. Sin embargo, hay que saber adaptarse lo mejor que se pueda a las circunstancias, y si no podemos observar, podemos dedicarnos a fotografiar aquellas nubes tan fastidiosas que se empeñan en amargarnos la afición...

Como muestra dejo aquí unas fotografías tomadas durante este mes de junio desde la terraza de mi casa.

El 6 de junio de 2010:

El 16 de junio de 2010:

El 19 de junio de 2010:

Y el 21 de junio de 2010, cuando subí a la terraza pude ver que estaba sereno y completamente despejado, y por casualidad vi un fenómeno atmosférico al que hacía bastante tiempo quería fotografiar... y no había manera de cazar: El Cinturón de Venus (Belt of Venus, en inglés) o Arco Anticrepuscular:

Unos 20 minutos después de la puesta del Sol, hacia el Este, es decir, el lado contrario de la puesta, podemos observar, si disfrutamos de un horizonte despejado y de un día sin nubes ni brumas, de un juego de colores muy atractivo provocado por la sombra de la Tierra y el reflejo de los últimos rayos solares en la atmósfera terrestre.

Si tenemos suerte veremos una franja horizontal de un color azul oscuro, casi grisáceo, que se va ensanchando hasta desaparecer fundiéndose en la oscuridad del cielo nocturno cuando su borde superior se encuentra entre 5 y 10º por encima del horizonte. Esta banda no es otra cosa que la sombra de la Tierra proyectada sobre las capas más bajas de la atmósfera (También conocida como Segmento Oscuro). En la fotografía se aprecia claramente justo a partir de la línea bien definida del mar.

Inmediatamente encima de ella, veremos otra franja de un bonito color rosáceo que es lo que se conoce, propiamente, como Cinturón de Venus. Debe este color a que la luz solar, a medida que el Sol va dejando paso al anochecer, va perdiendo la mayor parte de su luz azulada.

Y por encima del Cinturón de Venus vemos los tonos azules normales del cielo.

Observamos con nuestros telescopio objetos que se encuentran a años luz de distancia y que nos producen una gran admiración. Eso está bien, pero no debemos olvidarnos que vivimos en un planeta peculiar, capaz de ofrecer espectáculos naturales dignos de ser contemplados... y disfrutados. Y el Cinturón de Venus y el Arco Anticrepuscular, aunque no son fenómenos muy conocidos, son dos de ellos.

**************

Actualización, 26 de diciembre de 2013:

Con rachas de viento de más de 100 km/h, un mestral (cierzo) de lo más normalito en mi zona, es complicado sacar el telescopio, por lo menos si uno tiene un mínimo de apego al aparato. Sin embargo, este cielo despejado nos permite disfrutar de un arco anticrepuscular realmente bonito.


Más grande:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada