jueves, 24 de noviembre de 2011

NGC6934 - Cúmulo globular en Delphinus

El 24 de septiembre de 1785 William Herschel descubrió en la constelación de Delphinus este cúmulo globular catalogado como NGC6934, anotando de él que se trataba de una “nebulosa brillante”, especificando que era “muy brillante, extensa, gradualmente más brillante en el centro, fácilmente resoluble y un bonito objeto”. Ahora sabemos que de nebulosa no tiene nada, ya que se trata de un viejo conglomerado estelar. Con todo, a través de pequeños telescopios es posible que nos dé una sensación más cercana a nebulosa que no a cúmulo.

Podemos localizarlo fácilmente en la pequeña constelación de Delphinus, encontrándose a unos 4º al sur de Epsilon Delphini, una estrella que podemos distinguir a simple vista gracias a su generosa 4ª magnitud. NGC6934 se encuentra situado a unos 51.200 años luz de la Tierra y realmente se trata de un cúmulo globular muy antiguo, estimándose su edad entre los 13.000 y los 16.000 millones de años, relativamente cerca de los inicios de la formación de nuestra Vía Láctea… un buen aliciente y magnífica excusa para visitar con nuestro telescopio este cúmulo globular.

La noche del 23 de noviembre de 2011, con unos “agradables” 12º C, un seeing de 3/5 (Siendo 5=óptimo), con algo de viento y bastante humedad… sin Luna y observando desde mi lugar habitual, lo que significa cierta contaminación lumínica… decidí apuntar mi SC de 127mm hacia NGC6934.

Este es el dibujo que hice a 78x:


Y aquí están mis notas:

“Con qué ganas me he quedado de observar este globular desde un lugar con menos contaminación lumínica y con un telescopio un poco mayor, ya que con mi SC de 127mm, ya en un primer momento, a 50x, se aprecia una manchita bien clara al lado de una estrella anaranjada (TYC522-2249-1), de magnitud 9,19 y clase espectral K0.

Visto que la cosa promete, utilizo mi ocular Nagler de 16mm (78x) y a medida que voy adaptando la vista a la oscuridad, la manchita se va mostrando más evidente e incluso en algún momento, mirando con vista lateral, me da la sensación típica de los globulares del crepitar de estrellas cerca del núcleo. No me atrevería a decir que es resoluble con 127mm de abertura, pero poco, poco le falta.

Su forma, aún siendo un poco redondeada, la veo algo irregular. Es decir, veo un núcleo claro y en los extremos del globular es donde aprecio zonas más marcadas que otras. Con todo, es una apreciación muy delicada.

A parte del globular en sí, me llama la atención la estrella anaranjada TYC522-2249-1, que he comentado al principio, y otras dos cercanas a la 10ª magnitud que parecen formar una línea recta que “señala” directamente a NGC6934. Una buena referencia de localización cuando los cielos no son todo lo buenos que desearíamos.

Estoy un buen rato observando y peleándome con el cúmulo globular hasta que me doy cuenta que no puedo exprimirlo más por culpa de la contaminación lumínica y decido dejarlo, no sin antes apuntarme que tengo que volver a él tan pronto pueda con unas mejores condiciones de observación.

A pesar de todas las limitaciones con que me he topado, es un globular muy asequible y agradecido para pequeños telescopios… y mucho me temo que para mayores aberturas será realmente espectacular”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada