viernes, 27 de junio de 2014

NGC5248 - Galaxia en Bootes

La constelación de Bootes (el Boyero) es rica en estrellas dobles, muchas de ellas realmente espectaculares, sin embargo, a la hora de buscar objetos difusos de cielo profundo, no se nos presentan demasiadas alternativas.

Una galaxia que si disponemos de cielos oscuros se encuentra a nuestro alcance es la catalogada como NGC5248 (También la encontraremos como Caldwell 45). Se trata de una galaxia espiral barrada que, a pesar de estar dentro de los límites de Bootes, pertenece físicamente al cúmulo galáctico de Virgo, situándose a unos 50 millones de años luz de distancia.

Descubierta el 15 de abril de 1784 por William Herschel, presenta una magnitud visual de 10,3 y se extiende en el cielo a lo largo y ancho de unos generosos 6,1’ x 4,6’ (minutos de arco).

Muchas veces he comentado que una cosa es lo que se ve en fotografías y otra bien distinta lo que podemos apreciar con nuestros telescopios. Y en este sentido, NGC5248 representa un perfecto ejemplo de lo que quiero decir con ello.

En fotografía se puede apreciar la elegante forma de esta galaxia en la que nos muestra dos brazos espirales perfectamente simétricos:

Imagen de Simbad/Aladin

Y esto es lo que pude ver de ella la noche del 20 de junio de 2014 desde unos cielos oscuros con mi SC de 235mm y el ocular Nagler de 16mm (146x):


Ni rastro de los brazos espirales.

Aunque bien es cierto que no suelo mirar fotografías antes de haber tenido ocasión de ver por primera vez los objetos por el ocular (para evitar ver lo que quiero o espero ver, más que lo que percibo realmente), en esta ocasión no descarto que de haber sabido de la presencia de esos brazos espirales, tal vez hubiera dedicado más esfuerzos para poder cazarlos.

El caso es que éstas fueron las notas que tomé a pie de telescopio:

“Es una noche extraña. Sopla el viento, pero contra lo que cabría esperar, la turbulencia atmosférica es más que aceptable. Calculo 4/5 (Siendo 5=Óptimo). Nubes altas por instantes cubren prácticamente todo el cielo, pero la mayoría del tiempo aparecen grandes zonas libres de ellas.

Y aprovechando unos minutos en que la zona de Bootes se encuentra despejada, me dispongo a dar caza a NGC5248.

Con los 94x que me proporciona el ocular de 25mm ya noto su presencia, pero sólo eso, notarla. Con todo me anima, ya que a veces con este tipo de galaxias al poner el ojo en el ocular por primera vez, no existe ni rastro de ellas.

Fuerzo aumentos hasta 146x, utilizando mi Nagler de 16mm e intento ir adaptando mejor la vista a la oscuridad. De esta manera, primero noto un núcleo no excesivamente brillante, pero sí bien definido y presente. Pequeño, con cierta forma ovalada. Y como más y mejor adapto la vista y utilizo la visión lateral, voy notando un halo muy extenso, también de forma claramente ovalada que envuelve a un núcleo cada vez más brillante.

Halo muy tenue, vaporoso, delicado… que a la mínima que enciendo la linterna roja para empezar el dibujo, desaparece.

No es una galaxia demasiado fácil, en el sentido que se ve afectada fácilmente por la contaminación lumínica, sin embargo, tampoco puede considerarse complicada. Los cielos oscuros, por tanto, son imprescindibles; una buena abertura también nos ayudará, pero no representa un reto inalcanzable disfrutar de esta bonita galaxia.

El campo estelar en el que se encuentra enmarcada no es muy rico, ni presenta estrellas especialmente brillantes. Destacan, eso sí, tres de ellas, en la parte inferior del dibujo, que brillan con magnitudes alrededor de la 12 y trazan una línea prácticamente recta al lado de NGC5248.

Por otro lado, enfrente de la galaxia, fijándome un poco detecto la presencia de una estrellita de magnitud 13,7 que dentro de su debilidad, parece querer plantar cara a la magnificencia de NGC5248. Una presencia curiosa.

Finalmente, viendo que el “seing” acompaña, decido forzar hasta los 235x y mejora bastante. El núcleo más marcado y evidente, al igual que el halo que lo envuelve”.

Hasta aquí las notas que tomé en su momento. Después de ello me dediqué a observar algunas estrellas dobles de la constelación, y mientras estaba en esta tarea, noté que las nubes habían desaparecido por completo de la zona de Bootes y se me ocurrió volver a apuntar a NGC5248, y oh sorpresa. La galaxia que hace unos instantes me había parecido algo complicada, ahora se presenta más bien como un objeto fácil y asequible.

Sin duda, las condiciones de observación tienen mucho que decir a la hora de formarnos una impresión sobre el objeto que observamos.

Pero a pesar de esta mejora, tampoco percibí la estructura espiral de la galaxia.

Ahora, después de esta primera aproximación a NGC5248 me dejo anotado en mi libreta de planificación volver a observarla e intentar exprimirla un poco más. Por lo que he podido ver, creo que con un poco de suerte me sorprenderá gratamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada