domingo, 8 de mayo de 2011

M98 - Galaxia en Coma Berenices

M98 es una galaxia espiral que se encuentra a unos 55 millones de años luz de distancia y que podemos localizar en la constelación de Coma Berenices. Pertenece al Cúmulo Galáctico de Virgo y con un diámetro de 126.000 años luz es uno de sus mayores miembros.

Su peculiaridad principal es que, a diferencia de la mayoría de galaxias que componen el cúmulo, en vez de alejarse de nosotros, se está aproximando a una velocidad de unos 125 km/s. Esto parece ser debido a una interacción “reciente” que ha tenido con otra galaxia, su compañera M99.

La noche del 1 de abril de 2011, bajo unos cielos oscuros, pude observarla y dibujarla con mi SC de 127mm:


M98, a pesar de lo que pueda parecer en el dibujo, no es precisamente fácil de observar, incluso, es considerada por muchos como uno de los objetos Messier más complicados. Pero por suerte, tenemos una gran ventaja a la hora de localizarla, y no es otra que se encuentra a tan sólo 32’ al oeste de 6 Com, una brillante estrella con una magnitud de 4,9.

En el dibujo, 6 Com aparece en la parte inferior derecha. Presenta un color blanco-azulado potente y bonito. Un bonito faro que me ayuda a situar a la esquiva M98... situar, que no verla. Previamente me había hecho un pequeño croquis de su posición respecto a las estrellas que la rodean, y al final resultó ser una buena idea.

Mirando a través del ocular Hyperion Aspheric de 31mm, a la misma altura que 6 Com hacia la izquierda, detecto una tríada estelar cuyo componente más brillante es TYC872-1020-1 (mag 10,40). Las otras dos estrellas que la forman son más débiles, pero la ventaja de observar sin el problema de la contaminación lumínica es que puedo distinguir más estrellas de referencia.

Justo “encima” de estas tres estrellitas debe estar M98.

Dejo lápices, papel y linterna a un lado. Descanso un poco la vista e intento aclimatarla un poco mejor a la oscuridad. Y entonces decido que 6 Com me ha resultado muy útil hasta ahora, pero en este momento resulta más un estorbo por su brillo que no de ayuda. Así que la desplazo fuera del campo del ocular y, en unos pocos segundos ya empiezo a percibir la galaxia.

Poco a poco la voy viendo como una manchita alargada, casi como si fuera una fina línea, distinguible perfectamente en su zona central y que se va difuminando paulatinamente por sus extremos hasta que se fusiona con la oscuridad del cielo.

Complicada para pequeñas aberturas, pero no imposible.

2 comentarios:

  1. Buen post sobre uno de los Messier mas "esquivos"

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jaime. Donde haya unos cielos oscuros...

    Saludos

    ResponderEliminar