viernes, 1 de agosto de 2014

NGC6309 - Nebulosa Planetaria en Ophiuchus

Es una carrera contrarreloj. Las nubes que desde que he empezado a observar estaban clavadas en el horizonte, han empezado a expandir sus dominios y poco a poco empiezan a cubrir todo el cielo.

Cielos oscuros, sin Luna, alguna racha de viento y mi SC de 235mm. Pero ahí están las nubes amenazadoras. Así que tengo que espabilarme si quiero cazar a NGC6309, una planetaria situada en la constelación de Ophiuchus.

NGC6309 recibe el sobrenombre de “Box Nebula”, la Nebulosa de la Caja, aunque este apelativo puede llevar a confusión, ya que, por lo menos, existe otra Nebulosa de la Caja, NGC6445 en Sagittarius.

En este sentido, prefiero adoptar el otro nombre que aparece en el libro de Stephen J. O’Meara, “The Secret Deep”: Nebulosa del Signo de Exclamación (“Exclamation Mark”). Después de observarla no podría estar más de acuerdo.

Fue descubierta en 1878 por Wilhelm Tempel mientras estaba observando con un refractor de 11” (280mm) en el Observatorio Arcetri de Florencia. Situada a unos 7.700 años luz de distancia, presenta un diámetro de 16” y una magnitud visual de 11,5. Realmente, muy asequible.

No tanto su estrella central. En principio lo parecería, ya que según datos publicados en 1918 por Heber Curtis del Lick Observatory brillaría con una magnitud de 13, sin embargo, en 1974 S. J. Czyzak y Lawrence H. Aller expusieron que según sus estudios su magnitud era muy inferior a la 13. Por mi parte, no he sido capaz de percibir nada que se pareciera a la estrella responsable de esta planetaria.



Utilizando el ocular de 25mm (94x) ya se puede apreciar perfectamente, sobre todo al encontrarse al lado de la estrella que representa el “punto” del signo de exclamación, la USNO J1714039-125417, que a pesar de brillar con magnitud de 11,9, con mi SC de 235mm es una buena referencia.

Quiero centrarme en la planetaria y fuerzo aumentos hasta los 235x. La turbulencia de la noche no ayuda demasiado, pero prefiero mantenerlos al permitirme ver a NGC6309 como una manchita blancuzca de tamaño generoso para lo que suelen ser las nebulosas planetarias.

Lo primero que me llama la atención es que contra lo que se podría esperar, su forma no la percibo como si fuera una caja, sino que la veo como un abanico plegado. Un poco más estrecha en el lado próximo a la estrella que la acompaña y más ancha a medida que se aleja de ella.

No soy capaz de percibir ningún detalle interno y, como he comentado antes, de la estrella central, ni rastro. Y es una lástima, porqué NGC6309 es una planetaria bipolar que en fotografía presenta unos delicados filamentos. Pero se sabe, una cosa son las fotografías y otra lo que apreciamos por el telescopio.

Sea como sea, NGC6309 bien vale una visita. Yo por lo menos intentaré volver a ella, he quedado intrigado por no haber podido notar una clara forma rectangular en una planetaria apodada como la “caja”.

viernes, 25 de julio de 2014

NGC6356 - Otro cúmulo globular en Ophiuchus

La noche del 21 de junio de 2014, aprovechando unos buenos cielos oscuros y mi SC de 235mm decidí visitar algunos globulares en la constelación de Ophiuchus. Empecé con NGC6284 y una vez acabé con él, dirigí mi atención hacia NGC6356.

Carta generada con Cartes du Ciel

El 17 de junio de 1784 William Herschel descubrió este cúmulo globular que podemos localizar, como he comentado, en la constelación de Ophiuchus. Se encuentra a unos 49.600 años luz de distancia, brilla con una magnitud visual de 8,2 y se presenta con un diámetro de unos 10’.

Se encuentra cerca de M9, y si nos apetece podemos hacer una pequeña comparación respecto a lo que observamos en uno y en otro. No hay que olvidar, sin embargo, que NGC6356 se encuentra alejado el doble respecto a nuestra posición y que su brillo desciende unas 0,2 magnitudes debido al polvo interestelar que se interpone entre el globular y la Tierra. También hay que tener en cuenta que NGC6356 presenta un diámetro real de 145 años luz, el doble que M9. Lo que hace la perspectiva.

Apunté el telescopio hacia el globular y, en cierta manera, me recordó a mi experiencia con NGC6284, pero en este caso, viendo un cúmulo de mayor tamaño.


Utilizando oculares que me proporcionan pocos aumentos y campo amplio, ya soy capaz de percibirlo sin tener que adaptar especialmente la vista a la oscuridad. Pero para sacar el mayor partido a la observación es preferible forzar un poco los aumentos (llego hasta 235x) e intentar acostumbrar lo mejor posible nuestra vista mientras tenemos el ojo pegado al ocular.

Empiezo apreciando un núcleo bastante compacto que poco a poco va viéndose envuelto por un halo delicado que va extendiéndose minuto a minuto. Intento resolverlo, pero al igual que me pasó con NGC6284, lo máximo que consigo es percibir un ligero crepitar en el núcleo. Más tarde leo que las estrellas más brillantes del cúmulo presentan una magnitud 15.

La constelación de Ophiuchus es rica en cúmulos globulares, y perderse una noche por sus inmediaciones saltando de un objeto a otro, escrutándolos individualmente y comparándolos unos con los otros, es todo un espectáculo.

NGC6356 (Simbad/Aladin)

sábado, 19 de julio de 2014

NGC6284 - Globular en Ophiuchus

La noche del 21 de junio de 2014, aprovechando unos buenos cielos oscuros y mi SC de 235mm decidí visitar NGC6284.

Descubierto el 22 de mayo de 1784 por William Herschel este cúmulo globular situado a unos 49.900 años luz de distancia en la constelación de Ophiuchus, se extiende unos 6,2’ y brilla con una magnitud visual de 8,9.

Carta generada con Cartes du Ciel

Aprovechando que estamos por la zona, recomiendo no perderse 26 Ophiuchi, una excelente estrella doble de perspectiva, ideal para prismáticos, o para el buscador del telescopio, compuesta por una principal de magnitud 5,7 y clase espectral F2V, que veo con un color blanquecino; y una compañera que brilla con mag. 5,9 que con su clase espectral M3 II ofrece un bonito color amarillo-anaranjado que contrasta perfectamente con 26 Oph.

Presenta un ángulo de posición de 203º y una generosa separación de 404”. Lo que digo, ideal para prismáticos. Y una vez localizada, para quien no disponga de sistema “goto”, tan sólo deberá desplazar el tubo 1º al nordeste de 26 Ophiuchi para encontrar el globular NGC6284.



No es un globular especialmente grande en cuanto a tamaño, y a pesar de ello, ya con los oculares de 26mm y 16mm lo veo sin ningún problema. De todas maneras, es preferible forzar aumentos.

No me resulta fácil su observación, pero es posible que esta apreciación sea debida a las condiciones de la noche. El globular no se eleva demasiado encima del horizonte (calculo unos 20º) y la transparencia de la atmósfera tampoco es precisamente cristalina.

En un primer vistazo a 235x aprecio una bolita redondeada, menuda, algodonosa, no demasiado definida. Me tengo que concentrar para adaptar mejor la vista a la oscuridad para comprobar que su forma ya no es tan uniformemente redonda, sino que presenta unos límites poco concretos.

Intento resolver algunas estrellas de su núcleo, pero si tengo que ser sincero, no lo consigo. Tan sólo noto el típico crepitar estelar que ofrecen muchos cúmulos globulares que se encuentran en la fina línea que separa lo irresoluble de lo resoluble.

El núcleo percibo un poco más marcado que la periferia, no demasiado, pero sí lo suficiente como para diferenciarse.

¿Se puede ver NGC6284 mejor? Apostaría a que sí, pero con las condiciones de la noche, no he podido exprimirlo más. Intentaré volver a él, por lo menos cuando se encuentre un poco más alto en el cielo.

Aladín

Y para acabar, ya que estamos, no dejemos de visitar M19, un espectacular globular situado a 1,5º al sur de NGC6284.