sábado, 24 de septiembre de 2016

Delta Cygni (STF2579), reto para observación urbana

Si observamos desde ciudad y no tenemos demasiadas alternativas, podemos pasar un buen rato intentando desdoblar una bonita doble situada en la constelación de Cygnus, la STF2579 (Delta Cyg).

Carta generada con Cartes du Ciel
La estrella en sí es muy fácil de localizar, ya que marca el extremo de una de las alas del cisne. Y unido a que presenta una magnitud de 2,9, nos permite tenerla rápidamente en el campo del ocular para centrar nuestros esfuerzos a la hora de desdoblar a su compañera.


 Estas son las notas que tomé de ella durante mi observación de 2008:

“Una doble muy bonita. Una principal extremadamente brillante de color blanquecino, y un puntito de secundaria de color grisáceo oscuro que lucha por escapar de la brillante influencia de su compañera, y a 125x lo consigue.

Con más aumentos seguro que mejoraría, pero esta noche no puedo poner más de 125x en condiciones por culpa de las turbulencias atmosféricas. Una belleza muy apretada.

Ante este espectáculo decido poner el filtro polarizador y consigo domar el brillo de A y el color de la B se hace más patente. El filtro polarizador funciona de maravilla ante parejas con una separación muy ajustada y gran contraste de brillo”.

En definitiva, un bonito reto para la observación urbana que será mayor cuanto menor sea el diámetro de nuestro telescopio.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Reiner Gamma, Reiner y Marius

Muchos y variados son los accidentes que podemos ver en la Luna con nuestros telescopios. Cráteres, cadenas de cráteres, dorsas, grietas, domos, montañas, cordilleras, valles, mares… a decir verdad, podemos observar una gran variedad de todos ellos. Pero existe una tipología de formación lunar de la que sólo podemos ver un ejemplo, no porque sea única, si no porqué tan sólo existe una en la cara visible de nuestro satélite.

Estoy hablando de Remolinos lunares (Swirls, en inglés) y de su asequible prototipo Reiner Gamma.

Los remolinos lunares son zonas lunares que se caracterizan por tener un alto albedo (brillantes), por presentar una apariencia geológica inmadura, es decir con el aspecto del regolito lunar relativamente joven, y con formas sinuosas.

En esta fotografía podemos ver un claro ejemplo en Mare Ingenii, en el hemisferio sur de la cara oculta de la Luna:

LAC
El 7 de septiembre de 2011 el NASA Lunar Science Institute organizó una sesión de estudio cuyo protagonista principal fueron los remolinos lunares. Más de 160 participantes pluridisciplinares llegaron a las siguientes conclusiones a partir de diferentes estudios:
  1. Los remolinos lunares parecen estar formados por material inmaduro en la superficie lunar.
  2. No tienen una expresión topográfica propia.
  3. Los remolinos son indistinguibles respecto al terreno adyacente, lo que indica que sólo son una característica de la superficie.
  4. Los cráteres superpuestos a los remolinos penetraron una delgada capa brillante  revelando la presencia de un estrato oscuro debajo de ella.
  5. Los datos de los que disponemos no revelan ninguna anomalía térmica sustancial, lo que indica que no existen gruesos depósitos de polvo.
  6. Los remolinos tienen menos hidróxido (OH-) respecto a las regiones adyacentes, lo que implica que sea cual sea el proceso que forma los remolinos, también controla la creación de OH- superficial.
  7. El componente horizontal del campo magnético sigue los contornos de las marcas de la superficie de los remolinos a una escala de 10 km
  8. Experimentos de laboratorio demuestran que campos eléctricos intensos a pequeña escala pueden desarrollarse entre regiones donde el flujo de electrones está fijado por las anomalías magnéticas y donde los electrones no pudieran alcanzar la superficie.

A día de hoy existen varias conjeturas acerca de su origen y formación, pero hasta el momento no se ha alcanzado un consenso que pueda permitir exponer una explicación categórica.

Las tres más importantes son las siguientes:
  1. El modelo de protección del viento solar: Plantea que los remolinos se forman al quedar protegidos del viento solar al estar asociados a una anomalía magnética. Esto evita la maduración  y oscurecimiento del regolito superficial.
  2. El modelo del impacto cometario: Los remolinos serían restos de las colisiones de elementos cometarios (coma, fragmentos…) cuyos impactos expondrían el material fresco (sin oscurecer), de las partes superiores más superficiales del suelo lunar aumentando el albedo sin alterar significativamente su topografía.
  3. El modelo del transporte del polvo: Los campos eléctricos débiles fruto de la interacción entre las anomalías electromagnéticas y el plasma del viento solar, podrían atraer o repeler el polvo cargado eléctricamente. El polvo lunar acumulado, rico en feldespato, daría lugar a esas manchas claras.

Viendo todo esto nos damos cuenta que nos encontramos ante un aspecto lunar peculiar que todavía debe ser objetivo de investigación para acabar de determinar su origen.

Y como decía antes, tenemos la ocasión de ver la zona de Reiner Gamma, un espectacular remolino lunar situado cerca de la orilla oeste de Oceanus Procellarum, que se extiende sobre una superficie que abarca 60x30 km y que podemos observarlo durante la duodécima noche de lunación.

Virtual Moon Atlas
El 15 de agosto de 2016 me encontraba en Barcelona y decidí apuntar mi SC de 127mm hacia esta interesante zona lunar. Este es el dibujo que hice:


En primer lugar centré mi atención en Reiner Gamma. Destaca perfectamente sobre el fondo oscuro de Oceanus Procellarum. Me produce una sensación extraña, ya que parece que estoy ante una zona alejada de Kepler a la que han llegado restos de su eyecta. Sin embargo, su forma recuerda más a una pareja de cráteres que no a los típicos rayos. Sabiendo de lo que se trata, su visión resulta de lo más fascinante.

Enfrente de Reiner Gamma se encuentra el cráter Reiner. Su forma real es circular, presentando un diámetro de 30 km, aunque debido a su posición respecto a nuestro punto de vista, por perspectiva, lo veo con forma ovalada. En el momento en el que lo estoy observando, los rayos del Sol inciden de tal manera en el interior del cráter que prácticamente da la sensación que lo están partiendo por la mitad. La altura de sus paredes alcanza los 1850m.

A poca distancia de ellos encontramos el cráter Marius. Con sus 40km de diámetro, destaca por su tamaño respecto a los pocos cráteres que se encuentran por la zona. Tan sólo una fina línea oscura se mantiene en su vertiente más alejada del terminador. Y su suelo se muestra del mismo color que el de la zona que lo rodea, señal que en su momento fue invadido por la lava fluida procedente de Oceanus Procellarum.

Pero lo más interesante es lo que se percibe al noroeste de él. Una zona que aprecio con ciertas irregularidades con mi SC de 127mm. Lamentablemente no alcanzo a verla en detalle, y es una pena porqué es una región que alberga más de 300 domos y conos volcánicos. Una zona que espero volver a observar con mi SC de 235mm.

Al final decidí concluir la observación con una fotografía que mostraba bastante bien, a pesar de la poca abertura del telescopio y de las turbulencias atmosféricas que sufría, las espectaculares curiosidades de esta bonita zona lunar.


Y un detalle tomado de la página del United States Geological Survey:

LAC

viernes, 9 de septiembre de 2016

Exposición de fotografía y dibujo astronómico en Astrotiermes 2016

El pasado 2, 3 y 4 de septiembre tuvieron lugar las X Jornadas Astronómicas Astrotiermes 2016. Un evento organizado por aficionados en los que se compaginan diversas actividades diurnas con la observación/astrofotografía nocturna.

En su página se puede encontrar una amplia información acerca de estas jornadas anuales:

http://www.astrotiermes.es/

Aunque pueda parecer todo lo contrario, este tipo de eventos resultan ideales para aquellos que están interesados a iniciarse en esta afición. Es normal que al empezar a buscar información sobre cómo dar los primeros pasos como astrónomos aficionados, nos encontremos un poco desbordados por todas las opciones que se nos presentan.

Sin temor a equivocarme, participar en una salida juntándonos con aficionados experimentados, nos permitirá aclararnos las ideas tanto como si estuviéramos investigando de forma autodidacta durante varios meses. No nos dé miedo, todos hemos sido “novatos” en algún momento, y por ello mismo la inmensa mayoría de nosotros está encantado de echar una mano a los principiantes.

Lamentablemente, estoy atravesando una etapa en mi vida que no me permite asistir a este tipo de eventos, pero los sigo con interés desde las redes sociales. Y desde un foro astronómico en el que participo, Jesús Magdalena me comentó que iba a organizar una exposición de fotografía y dibujo astronómico durante Astrotiermes 2016, y me propuso que participara con alguno de mis dibujos.

La verdad es que me hizo mucha ilusión. Ya que no puedo asistir en persona, por lo menos participar de esta manera. Mi agradecimiento a Jesús por haber pensado en mí.

Foto de Jesús Magdalena
Foto de Jesús Magdalena
Foto de Jesús Magdalena
Foto de Jesús Magdalena
Que esta pequeña entrada sirva de reconocimiento a todos aquellos que organizan eventos de manera altruista para dar a conocer lo atractiva que es la afición a la astronomía.