sábado, 9 de julio de 2016

Marte la noche del 8 de julio de 2016

La paciencia es una de las virtudes del observador astronómico, y la constancia es otra.

Y observando desde Barcelona ciudad ambas son vitales.

Durante la oposición de Marte de este 2016 he intentado apuntar hacia él con mi SC de 127mm en varias ocasiones, pero por una u otra razón no había manera de poder disfrutarlo en condiciones. Cuando no eran las nubes, eran las fuertes turbulencias, o sencillamente, el no poder sacar el telescopio por cuestiones familiares.

Pero la noche el 8 de julio de 2016, después de cenar y de asomarme al balcón para intentar soportar mejor el fuerte calor, vi que la atmósfera, a pesar de la capa de polvo sahariano que nos ha llegado estos días, se mostraba bastante estable.

Por un lado se veía a Júpiter, cada vez más cercano al horizonte, acompañado por un pequeño corte de Luna (21%). Siguiendo la eclíptica, Marte, con un bonito color rojizo. Y algo más allá, Saturno luchaba por dejar atrás unos edificios que me tapan parte del cielo sur.

De los tres, Marte era el que me resultaba más atrayente, y no me hice rogar demasiado. En un momento tenía el telescopio alineado y el planeta en el ocular.

Además de tener suerte con la estabilidad atmosférica, también Marte quiso unirse a la fiesta mostrando una región de su superficie que permite a los telescopios de poca abertura distinguir algún detalle en ella.

Esta era la situación según la aplicación el Mars Profiler de Sky & Telescope:

Mars Profiler
Me dispuse a tomar una fotografía añadiendo la barlow x2 con la esperanza de que las condiciones favorables de la noche me permitieran sacar algo decente con el SC de 127mm. Para simplificar el trabajo, esta vez decidí utilizar mi antigua DBK en color en vez de la ASI, con la que tengo que utilizar los filtros LRGB para sacar la imagen final en color. Y el resultado me ha dejado francamente satisfecho:


Siempre me quejo de los inconvenientes con los que me enfrento a la hora de observar desde ciudad, pero cuando la noche viene de cara, es justo que lo reconozca. Disfruté enormemente de Marte, tanto a la hora de fotografiarlo como posteriormente observándolo visualmente.

Evidentemente, no es lo mismo la fotografía con lo que pude ver por el ocular, ni tampoco se puede comparar con la posibilidad de disponer de un telescopio de mayor abertura, pero mentiría si dijera que no he pasado un buen rato intentando exprimir al máximo lo que ofrecía el planeta a mi SC de 127mm.

Este es el dibujo que hice de lo que pude llegar a percibir de él:


El polo norte se apreciaba con bastante claridad, así como la zona de Mare Acidalium y Niliacus Lacus. Pero lo que más destacaba eran las sombras del sur formadas por Mare Erythraeum.

Aunque el dibujo pueda transmitir que resultaba fácil contrastar esas zonas, la verdad es que he estado un buen rato con el ojo pegado al ocular adaptando bien la vista y esperando momentos en los que la turbulencia atmosférica se mantuviera especialmente estable.

Me doy por satisfecho con la noche y me voy a dormir contento y relajado. Ahora cruzo los dedos para poder cazar la zona de Syrtis Major antes que el planeta quede fuera de mi alcance.

AR: 15h 21m
Dec: -21º 16’

Constelación: Libra

Magnitud Aparente: -1,23
Tamaño Angular: 15”
Disco iluminado: 91,43%
Distancia desde la Tierra: 0,61 U.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada