viernes, 8 de abril de 2016

M46 y NGC2438 - Cúmulo abierto y planetaria en Puppis

El 19 de febrero de 1771 Charles Messier descubrió uno de los cúmulos abiertos más atractivos que podemos encontrar en su catálogo. Se trata de M46, que podemos localizar en la constelación de Puppis.

No existen estrellas especialmente brillantes que puedan servirnos de referencia para encontrar fácilmente este cúmulo, pero la cercanía de M47, otro cúmulo abierto de Puppis ciertamente brillante (mag. 4,4), extenso (19’) y que puede llegar a observarse a simple vista desde un cielo oscuro, nos servirá de perfecta referencia.

Con unos prismáticos podemos localizar Sirius (Alpha CMa), la estrella más brillante que podemos observar en nuestras observaciones nocturnas. A partir de ella, siguiendo una línea que pase entre la Gamma CMa y la Iota CMa, llegaremos al inconfundible M47, a unos 12º de Sirius.

Y partiendo de M47, a aproximadamente 1º al Sureste, encontraremos finalmente a M46.

Carta generada con Cartes du Ciel

Así como con M47 no importa excesivamente las condiciones de observación a la hora de disfrutar de él, con M46 es aconsejable abordarlo en una noche oscura y desde un cielo con moderada o nula contaminación lumínica. Y esto es así no sólo porqué las estrellas que forman M46 sean más débiles, sino por la presencia de NGC2438, una nebulosa planetaria que podemos apreciar mimetizada entre las componentes del cúmulo.

Ya tuve ocasión de apuntar hacia M46 con el SC de 127mm y quedé impresionado con él. Además, a pesar de que no me resultó fácil, pude llegar a percibir la planetaria. Y me engañaría a mí mismo si no reconociera que me quedaron muchas ganas de volver a él con un telescopio de mayor abertura.

Finalmente, la noche del 30 de enero de 2016 tuve la ocasión de apuntar hacia él con el SC de 235mm y la verdad, es que su visión fue de aquellas experiencias que a los aficionados a la astronomía se nos quedan grabadas en la retina.

Este es el dibujo que hice con el ocular Hyperion Aspheric de 31mm:


Es realmente soberbio, impresionante. A través del ocular aparece un cúmulo extremadamente poblado que ocupa todo el campo del ocular, incluso me atrevería a decir que me quedo corto.

Pero lo que más sorprendido me deja es que ya en un primer momento percibo sin ninguna dificultad la planetaria. Una pequeña forma ovalada que se mimetiza con el festival estelar de M46.

Después de estar un buen rato disfrutando a pie de telescopio, respiro hondo y me dispongo a dibujarlo.

Ciertamente no ha resultado fácil. He empezado con la sana intención de ser lo más cuidadoso posible a la hora de puntear las estrellas, respetando al máximo sus brillos y posiciones, pero al final tengo que reconocer que ha llegado un punto en el que he desistido de dibujar las componentes de menor brillo.

Y a pesar de ello, el número de componentes es considerable.

El contraste de color entre unas y otras añade otro aspecto más a las virtudes de este magnífico cúmulo abierto y compañera planetaria.

Respecto a esta última, decido acoplar el filtro OIII al ocular para centrarme un poco en ella. Muchas de las estrellas desaparecen, pero la planetaria se ha convertido en la protagonista indiscutible de lo que se ve por el ocular. Parece que la esté viendo en 3 dimensiones.

Sin duda, vale la pena alternar la vista de esta zona celeste alternando el uso del filtro con la observación sin él. Una verdadera maravilla.

M46 se encuentra situado a unos 5.400 años luz de distancia y su edad se estima, según la fuente que se consulte, en unos 300 ó 500 millones de años. Sus componentes se encuentras esparcidas en un diámetro de unos 30 años luz.

Es un cúmulo muy rico. 186 estrellas brillan con una magnitud superior a la 13, y en total se calcula que está formado por un total de unas 500.

Respecto a NGC2438, brilla con una magnitud estimada de 10,8 y fue descubierta por William Herschel en 1786. El gran debate que gira a su alrededor es si pertenece físicamente o no al cúmulo.

La opinión generalizada basándose en cálculos sobre la velocidad radial, que parece ser distinta en el cúmulo y en la planetaria, es que no están relacionadas físicamente. Sin embargo, en 1996 R. Pauls y L. Kohoutek publicaron un artículo en el que mostraron un nuevo cálculo de la velocidad radial de NGC2438 que resultó muy similar a la de varias componentes de M46, lo cual significaría que sí presentan una relación física entre ambos objetos.

Deberemos estar pendientes a una confirmación en uno u otro sentido.

Sea como sea, el hecho es que para los aficionados que disfrutamos observando con nuestros telescopios, esta discusión no resta nada de la magnificencia que se presenta ante nosotros cuando ponemos el ojo en el ocular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada