viernes, 5 de febrero de 2016

M2 - Cúmulo globular en Aquarius con el SC de 235mm

El 10 de octubre de 2015 tuve la ocasión de apuntar mi SC de 235mm hacia el cúmulo globular M2 en Aquarius. No era la primera vez que lo veía, desde luego, pero después de la observación, revisando mis notas antiguas referentes a él, me encontré con una sorpresa que no esperaba.

Me ha hecho mucha gracia, dejando de banda que me ha hecho tomar conciencia, si no la tenía ya, de que el tiempo pasa que no nos damos cuenta. Me refiero a las notas que tomé el 2 de octubre de 2004 y que transcribo literalmente a continuación:

“Esta es la primera vez que documento la observación de un objeto del catálogo Messier. Espero ir depurando los comentarios con el tiempo y la experiencia. Se trata del globular M2 en Acuario.

Observo con el Celestron SC Nextar 5i de 127mm de abertura. Cielo: pequeña ciudad. Seeing pobre. Parcialmente nublado.

Empiezo con el ocular de 10mm. Lo encuentro fácil y es bastante grande, pero debido a las condiciones atmosféricas de la noche no distingo más que una mancha blancuzca, más luminosa en el centro que gradualmente se va difuminando.

Pruebo con el ocular de 6mm y mejora bastante. El centro continúa viéndose compacto, y en la periferia, muy en la periferia, percibo puntitos luminosos que parpadean. Ahora los veo, ahora no. Pero el hecho es que veo puntualmente estrellas que forman el cúmulo.

Según la información que me aparece en el mando del telescopio, M2 se encuentra a 38.600 años luz de distancia. Suficiente hago con ver lo que veo.

Finalmente, pruebo el ocular de 18mm. A lo mejor es que he adaptado mejor la vista a la oscuridad, o puede que las brumas han despejado algo, pero el hecho es que lo veo bastante mejor. Parecido a como lo he visto con el ocular de 6mm, pero más pequeño. Aunque gana estéticamente gracias a las estrellas que aparecen en el campo del ocular que no pertenecen al cúmulo.

Muy bonito”.

Cuando he terminado de releer estas notas, mi mente se ha transportado a mis primeras experiencias con el telescopio, y no he podido evitar que me apareciera una sonrisa en la cara. Sin duda, una muy buena práctica el hecho de tomar apuntes de nuestras impresiones. Puede que nunca tengan un valor científico, pero para uno, tendrán un valor entrañable. Aunque hecho a faltar algún dibujillo…

Y caramba, ya han pasado casi doce años.

En 2009 volví a la carga con este globular, y ya subí la experiencia a “La Orilla del Cosmos”: http://laorilladelcosmos.blogspot.com.es/2009/09/m2-cumulo-globular-en-aquarius.html

Pero volvamos a mi observación más reciente. Esta vez, el dibujo de lo que observé no falta.



Se podría considerar que he observado y dibujado a M2 a contrarreloj. Mientras estaba con el ojo pegado al ocular, ensimismado por el espectáculo que ofrece, por un momento he querido descansar la vista y he levantado la cabeza hacia el cielo y me he topado con un grupo de cirrus acercándose amenazadoramente desde el sur.

He empezado a dibujarlo con urgencia, pero cuando he querido darme cuenta, la parte del cielo donde se encuentra M2 ha quedado oculta por las nubes.

Mientras he estado observando el globular, me ha venido a la cabeza que parece muy similar a M15, pero más pequeño. Un núcleo potente, brillante, perfectamente resoluble, envuelto por un halo que va difuminándose poco a poco a medida que se aleja del centro de M2, hasta que sólo percibo algunas estrellas débiles y puntuales.

Sinceramente, a pesar de acabar como ha acabado, es impagable disfrutar de este globular en una noche oscura y con un telescopio de buena abertura.

No resulta demasiado sencilla la localización de M2, ya que se encuentra en una zona no demasiado rica en lo que respecta a estrellas brillantes. De todas maneras, para cazarlo podemos partir de Beta Aquarii (mag. 2,9) y desplazándonos unos 4º en dirección a Epsilon Pegasi (mag. 2,4) encontraremos el globular.

Carta generada con Cartes du Ciel

M2 fue descubierto el 11 de septiembre de 1746 por Jean-Dominique Maraldi mientras estaba haciendo el seguimiento del cometa descubierto por De Chéseaux ese mismo año.

Por su parte Messier lo descubrió de manera independiente precisamente el mismo día, pero del 1760 dejando anotado:

“Nebulosa sin estrella alguna en la cabeza de Acuario; el centro es brillante y la luz que la rodea es redonda”.

Situado a unos 37.500 años luz de distancia, es uno de los cúmulos globulares más grandes que se conocen, presentando un diámetro aproximado de 175 años luz. Con sus 13 mil millones de años, también es uno de los globulares más viejos de nuestra galaxia. Y se estima que está formado por unas 150.000 estrellas. Datos que nos ayudan a tomar conciencia de la maravilla que realmente estamos viendo con nuestros telescopios.

4 comentarios:

  1. Maravilloso relato y dibujo, esta misma noche lo acabo de dinujar tambien, muy bueno tu blog, felicitaciones ! Si queres pasate por el mio : dibujosenlanoche.blogspot.com.
    Saludos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rodrigo por el comentario. He añadido tu blog a la lista de enlaces en el apartado de dibujo astronómico.

      Gasendi te ha quedado impresionante, y NGC3372, una maravilla. Qué suerte que tenéis en el hemisferio Sur de poder ver estos objetos tan espectaculares.

      Un consejo, ahora que empiezas el blog, planteate añadir una página índice. Cuando tengas muchas entradas lo agradecerás tú y tus seguidores :)

      Saludos.

      Óscar

      Eliminar
    2. Muchas gracias por pasar Oscar ! y gracias por tu consejo, lo acabo de poner en práctica , soy medio nuevo en esto de los blogs, y medio desastrozo jaja , gracias por l abuena onda, te mando un abrazo y buenos cielos !!!!

      Eliminar
    3. Será interesante ver crecer tu blog :)

      Saludos.

      Óscar

      Eliminar