lunes, 31 de agosto de 2015

NGC6800 - Cúmulo abierto en Vulpecula

NGC6800 es un cúmulo abierto situado en la constelación de Vulpecula que fue descubierto el 10 de septiembre de 1784 por William Herschel. Está compuesto por un buen número de estrellas de la magnitud 10-11, por lo que sin llegar a ser complicado, sí que se agradecen unos cielos relativamente oscuros para su observación.

La noche del 9 de agosto de 2015 disfrutaba de estos cielos, pero la noche presentaba unas condiciones de observación bastante pobres debido a la alta turbulencia atmosférica provocada por el viento que soplaba. A pesar de ello apunté el telescopio hacia este grupo de estrellas y pude disfrutar un rato con él.



Utilizo el ocular de 25mm (94x) y puedo ver ya desde un primer momento un cúmulo extenso, brillante, poblado y atractivo, formado por poco más de una docena de estrellas que brillan con una magnitud entre la 10-11, como he comentado, y por un gran número de estrellas más débiles que podremos percibir en mayor o menor medida  dependiendo de lo oscura que sea la noche y de la abertura del telescopio con el que observemos.

Todas ellas las veo de un color blanco-azulado, pero lo más significativo no es tanto su color como la disposición en la que se encuentran las más brillantes. Sólo poner el ojo en el ocular se aprecia una forma ovalada flanqueada por éstas que envuelve en su interior una zona que aparece libre de estrellas. No me atrevería a decir que no haya, pero sí es cierto que pasan inadvertidas a mi telescopio de 235mm.

Al cabo de un rato que lo estoy observando entra en juego mi imaginación y mi subconsciente. Esta disposición estelar me recuerda la típica imagen de las películas del Oeste de antaño en que las caravanas formaban un círculo defensivo ante el ataque de los indios.

Una pequeña licencia a la imaginación y a los recuerdos de las innumerables películas de indios y vaqueros que vi de niño.

Volviendo a la vista de NGC6800 tengo que comentar que lo que aprecio por el ocular difiere mucho del aspecto que nos ofrece este cúmulo en fotografías de larga exposición, como se puede ver comparando mi dibujo y esta fotografía extraída de Aladin Lite:

Aladin Lite

La presencia de las estrellas más brillantes está presente en ambas imágenes, pero no así las estrellas más débiles que llenan el campo fotográfico (no en vano Vulpecula se encuentra en pleno camino de la Vía Láctea), pero pasan completamente desapercibidas a mi ojo.

Carta generada con Cartes du Ciel

En definitiva, un cúmulo abierto muy bonito, sugerente y asequible a todo tipo de telescopios. Sólo pide unos cielos medianamente decentes.

viernes, 28 de agosto de 2015

61 Cygni - doble con alto movimiento propio en Cygnus 2013-2015

El pasado 19 de agosto de 2015 cuando empecé la sesión de observación decidí hacer mi tradicional foto anual de 61 Cygni para ir viendo cómo se desplaza en relación a las otras estrellas.

Sobre esta bonita y asequible estrella doble de alto movimiento propio ya hice una entrada en 2014 donde expliqué un poco la razón del gran interés que despierta:

http://laorilladelcosmos.blogspot.com.es/2014/08/61-cygni-doble-con-alto-movimiento.html

Pues bien, como digo este mes de agosto de 2015 también tenía la intención de fotografiarla, pero entre unas cosas y otras los días iban pasando y no encontraba el momento de hacer la foto. Pero al final llegó la noche adecuada y me dispuse a inmortalizarla con los mismos parámetros que había utilizado en 2013 y 2014.

Este fue el resultado:


Viendo la fotografía se podría decir que 61 Cygni es una doble como tantas otras, con encanto y adecuada para todo tipo de telescopios, pero sin nada más especial. Pero lo cierto es que haciendo valer un poco de constancia por nuestra parte, haciendo un seguimiento puntual una vez al año, podremos apreciar su movimiento respecto a las estrellas que aparecen en el mismo campo.

Recordaré que cada año esta pareja se desplaza 5,22” en dirección NE (AP=52º), lo suficiente para que podamos comprobar que, a diferencia de lo que se podría pensar en un principio, la posición de las estrellas en el cielo no es inmutable.

En este gif donde he incorporado un recorte de las fotografías tomadas en agosto de 2013, 2014 y 2015, se puede apreciar perfectamente la carrera desbocada de 61 Cygni, que va dejando atrás las estrellas que me sirven de referencia estos años:

Hacer clic en la imagen para verla mejor

Confío en no faltar a la cita de 2016 para seguir ampliando la animación. Si podéis, echadle un vistazo a esta doble y seguid su movimiento, no resulta nada complicado y es una experiencia curiosa en la que al final, uno llega a coger un verdadero aprecio por estos dos soles separados por tan sólo una media de 84 UA, 

lunes, 24 de agosto de 2015

NGC7006 - Cúmulo Globular en Delphinus

Los cúmulos globulares están formados por cientos de miles de estrellas que se encuentran en un avanzado estado de evolución y agrupadas en un diámetro que puede oscilar desde los 30 a los 150 años luz de diámetro.

Podemos encontrarlos en cualquier galaxia, pero centrándonos en nuestra Vía Láctea vemos que los aproximadamente 150 cúmulos globulares identificados hasta el momento, se localizan en un halo alrededor de la galaxia.

Según recientes estudios, la edad promedio de los globulares de la Vía Láctea ronda los 12.000 millones de años y en ellos podemos encontrar las estrellas más viejas de la galaxia.

Su estudio resulta fascinante y entre otras muchas cosas nos permitió descubrir la ubicación de nuestro Sol en la galaxia.

La noche del 9 de agosto de 2015 me encontraba disfrutando de unos cielos oscuros con mí SC de 235mm y decidí dar una vuelta por la pequeña constelación de Delphinus, (Qué buenos momentos pasé con la Nova Del 2013), ya que recordé que tenía pendiente la observación de un peculiar cúmulo globular, NGC7006.

Después de identificar fácilmente en visual la forma del delfín, apunto el telescopio hacia NGC7006, que se encuentra a unos 3,5º al Este de la bonita estrella doble Gamma Delphini de magnitudes 4,4-5,0, que bien vale una rápida visita, ya que estamos por la zona.

Carta generada con Cartes du Ciel

No resulta nada fácil, y como prueba de ello comentar que en el dibujo que he hecho de lo que veía a través del ocular Nagler de 16mm, las cuatro estrellas que se asemejan a dobles (que no están identificadas como tales y no tienen relación gravitacional entre ellas) más cercanas al globular tienen unas magnitudes de 12,9-13,8 y 14,2-14,2 respectivamente.

Pero desde unos cielos oscuros y con un telescopio de abertura razonable, la observación del globular es asequible sin demasiados esfuerzos.



Ya en un primer momento percibo un redondel nebuloso, difuso, diminuto en comparación a lo que estoy acostumbrado con esta clase de objetos, que destaca con fuerza en un campo estelar que, sin ser especialmente brillante, acompaña a NGC7006 enmarcándolo dignamente y cediéndole todo el protagonismo.

Por más que lo intento no puedo resolverlo, aunque con mayores aberturas sí que es posible.

Si no fuera porqué ya sabía que se trataba de un cúmulo globular, la apariencia que me mostraba esta noche se acercaba bastante a una nebulosa planetaria, aunque su tonalidad blanquecina me hubiera dado una pista sobre su verdadera naturaleza.

Estoy unos minutos con él intentando adaptar mejor la vista y utilizando la visión lateral para intentar exprimirlo más, pero aparte de poder llegar a percibir la pareja de estrellas de magnitud 14 que he comentado antes, sigo viendo una bolita pequeña de límites bien delimitados que ofrecen un aspecto perfectamente redondeado.

NGC7006 fue descubierto por William Herschel en 1784 y dejó anotado: “Muy brillante, pequeño, redondo, de manera gradual, mucho más brillante en el centro. Resoluble”. Una descripción que no coincide demasiado con lo que pude percibir con mi SC de 235mm.

Con esto en la mente fui a ver la fotografía de NGC7006 que aparece en Aladin Lite, y comprobé las verdaderas posibilidades de este cúmulo con un telescopio de gran abertura, hasta aparece un pequeño nido de galaxias a su lado, unos 5’ al Sudoeste.

Aladin Lite

Y con las aberturas de los telescopios en la mente he acabado llegando a esta magnífica fotografía de NGC7006 hecha por el Hubble.

Credit: ESA/Hubble & NASA

No me extraña que no haya podido resolverlo, ya que he visto que sus estrellas más brillantes tienen una magnitud  aproximada de 15,6, excesiva para verlas puntualmente con mis 235mm.

NGC7006 es uno de los cúmulos más lejanos que podemos encontrar en nuestra galaxia. Según las estimaciones se encuentra a una distancia de 135.000 años luz de la Tierra, y a 127.000 del centro galáctico. Unos datos que marean sólo de pensar en ellos.

Un peculiar cúmulo globular reservado para noches oscuras en las que tengamos ganar de plantearnos un bonito reto.

jueves, 20 de agosto de 2015

Fotografía de M1, la Nebulosa del Cangrejo

Las cosas como son. Siempre me quejo cuando tengo malas condiciones atmosféricas, cuando sufro por la contaminación lumínica, cuando surgen problemas con el equipo, por la falta de tiempo… Así que tengo que reconocer que la noche del 19 al 20 de agosto de 2015 fue de aquellas que se pueden contar con los dedos de una mano.

La Luna ya había desaparecido, la Vía Láctea se veía perfecta de punta a punta de cielo, la estabilidad atmosférica era casi perfecta y la transparencia era francamente diáfana.

Empecé a las once de la noche montando el telescopio, y no lo desmonté hasta las seis y media de la madrugada, realmente, pocas veces hago un maratón de este calibre.

Hacia las 2h 15m T.U. (4h 15m hora local) decidí descansar un poco la vista después de atacar varios objetos complicados (en una buena noche hay que aprovechar) y acoplé la Nikon D5100 al SC de 235mm para apuntar a M1, la nebulosa del Cangrejo e intentar sacar alguna cosa.

La idea era mejorar imágenes anteriores que había tomado con mi antigua Nikon D70S y que, para ser sinceros, no era un objetivo demasiado exigente.

En espera de poder montar y practicar con un tubo guía para mejorar el tiempo de exposición, continúo con las tomas cortas, esta vez de 30”.

El resultado, como la mayoría que estoy consiguiendo con este sistema, me deja contento comparando con las fotos que hacía antes y algo insatisfecho si me fijo en las que sacan los astrofotógrafos más experimentados. Pero por el momento, estoy satisfecho con los resultados.

Y teniendo en cuenta que aprender a procesar es un capítulo aparte.

Esta es la imagen final después de un apilado de 125 fotos a ISO 2500:



Una noche bastante completa.

Buenos momentos en visual y una fotografía de M1, un remanente de supernova que explotó en 1054 d.C. que fue detectada por astrónomos chinos y que llegó a ser cuatro veces más brillante que Venus, pudiéndose observar a plena luz del día durante 23 días.


***************************

Actualización del 03 de abril de 2016

Continúo practicando con el Pixinsight Core 1.8, y a falta de material nuevo, estoy revisando fotos que ya tengo hechas. En esta ocasión le ha tocado el turno a esta de M1, la nebulosa del Cangrejo.

En su día quedé contento con el resultado, a pesar que el marcado color azulado no acababa de convencerme del todo. Y ahora, con esta nueva versión, teniendo en cuenta las limitaciones que tiene por la falta de un sistema de guiado que me permita tomas más largas, creo que ya puedo darme por satisfecho... hasta que pueda implementar el tubo guía.




Parece mentira la diferencia entre una y otra. Y lo peor (o lo mejor, según se mire) es que me queda un mundo para acabar de dominar medianamente el programa.

Y como digo muchas veces, si cuando empecé con el telescopio me hubieran dicho que sería capaz de hacer por mí mismo una fotografía como esta, no me lo hubiera creído.

domingo, 16 de agosto de 2015

Fotografía de M31, vista a ojo desnudo y una pequeña nube tormentosa

Curiosa esta noche de observación del sábado 15 de agosto de 2015.

Las previsiones a lo largo del día iban dando nubes para la noche, pero cuando el Sol ha desaparecido por el horizonte el cielo se encontraba despejado y ciertamente incitador.

La primera intención era montar el ED80 sobre la CGEM y hacer alguna prueba fotográfica, ya que debido a que mis oportunidades decentes de observación se han reducido drásticamente por diversos motivos, esta vertiente de la afición la tengo un poco abandonada y así no hay manera de evolucionar.

Monto el equipo y la primera broma de la noche. Un pedazo de nube se ha empeñado en situarse justo en la zona de la Polar, así que tengo que esperarme un buen rato a que se digne a separarse un poco para atisbar la estrella y poder poner en estación el telescopio.

Las prisas, aunque justificadas, nunca son buenas y aunque al final puedo alinear bien la montura, no me ha quedado excesivamente precisa. Pero bueno, pienso que para hacer unas pruebas será suficiente.

Decido apuntar a M17. Le echo un vistazo por el ocular y veo que se ve perfectamente, preciosa y bien marcada incluso sin usar ningún tipo de filtro. Voy a acoplar la Nikon D5100 al telescopio y ante mi pasmo, veo que otra nube compacta se sitúa por toda la zona Sur, y al parecer, sin intenciones de moverse. La segunda broma de la noche.

El cielo está lleno de parches nubosos, y es desesperante, porqué por donde está despejado se ve perfectamente diáfano y con buena estabilidad atmosférica.

Llegados a este punto, veo que la zona donde se encuentra M31, la galaxia de Andromeda, está bastante despejada. No lo pienso dos veces, y a pesar de ser consciente que no es un objeto fácil fotográficamente hablando, apunto el ED80 hacia ella y me dispongo a empezar a tomar fotografías.

Es entonces cuando compruebo lo equivocado que estaba al dar por buena la alineación que he hecho. Tan sólo puedo hacer fotografías de 20” sin que las estrellas empiecen a mostrar un pequeño trazo. La tercera broma de la noche.

Empiezo a estar de los nervios ante tantos obstáculos, y decido por fin tomar unas cuantas imágenes a ver qué sale de M31. Y ante mi desesperación, cuando llevo 26, veo una nube a la deriva que se dirige hacia M31. Pienso que no puede ser, pero sí, se detiene justo en la posición donde se encuentra la constelación de Andromeda.

Decido que esta será la última broma de la noche antes de echar el telescopio por encima de la barandilla a la calle.

Una vez apiladas las imágenes aprovechables, apiladas con el Deep Sky Stacker y procesadas con el PixInsight LE, el Photoshop Elements 11 y el Fitswork, este es el resultado. Curiosamente, la M31 más aceptable que he fotografiado hasta la fecha.



Ya sé que no es nada del otro mundo, pero me ha hecho mucha ilusión sacarla. A ver si puedo pillarla una noche con mejores condiciones y hacer algo más decente.

************
Actualización del 19 de marzo de 2016:

La fotografía de M31 procesada con el Pixinsight Core 1.8


**************

Ante las nubes que aumentan en extensión y que se van adueñando de más partes del cielo, opto por quitar la cámara del telescopio y hacer un pequeño paseo en visual por las ventanas despejadas que me van dejando, pero no me da tiempo a dibujar nada. Es como jugar al gato y al ratón.

En esto que levanto la cabeza y en el horizonte Este veo como brilla un relámpago e ilumina una nube compacta de tormenta. Y no una vez, sino que se va repitiendo de manera insistente.

Aparco el telescopio, monto la Nikon D5100 en el trípode fotográfico, pongo el temporizador y empiezo a sacar fotografías a cuál más espectacular, hasta que lleno toda la tarjeta de memoria. Nunca me había pasado antes, pero es que el momento era único.

Estas son algunas de las fotos más bonitas que he podido sacar:











A continuación intento volver a observar algo por el telescopio, pero no estoy cómodo ante las condiciones atmosféricas adversas. Encima, empieza a soplar un viento fuerte e insistente que me acaba de quitar las ganas de luchar contra los elementos.

Desmonto el telescopio.

Y mientras estoy en ello veo una preciosa y potente Perseida que pasa orgullosa justo por encima de las Pleiades (00h 46m T.U.). Es una verdadera lástima que no haya pasado mientras estaba fotografiando los rayos de la tormenta, porqué el resultado hubiera podido ser una de las mejores fotos que hubiera tomado en toda mi vida.

Pero no hay suerte, y continúo sin poder cazar ninguna fotográficamente, teniendo que conformarme en disfrutar de su belleza visualmente, que no es poco.

El viento es cada vez más fuerte, y consigue que las nubes desaparezcan por completo. Me lamento, pero estoy tan cansado que no me veo con fuerzas para volver a montar la CGEM.

Entonces, prácticamente en el zenit veo el cuadrado de Pegasus y de manera inconsciente, automática, sin proponérmelo, salto de Alpheratz a Delta and, de ella a Mirach, a Mu And y a Nu And, y justo a su lado veo como una manchita poco definida, con cierto aspecto nebuloso y me pregunto si será posible…

Voy a buscar los Celestron Última 10x50 y vuelo a rehacer el camino. Y efectivamente, eso que estaba viendo era la galaxia de Andromeda.

Se me dibuja una sonrisa de oreja a oreja, y es que no es para menos, es la primera vez que veo la galaxia de Andromeda a simple vista, bueno, para ser exactos, con las gafas puestas :).

La galaxia de Andromeda es el objeto celeste más lejano que podemos observar a simple vista. Siempre lo había oído, pero hasta esta noche no había sido capaz de verla por mí mismo.

Y como si el Universo quisiera hacerme un guiño por esta bonita experiencia, mientras disfruto de M31 con los 10x50 una pequeñita lágrima de San Lorenzo pasa por el campo de los prismáticos justo por el lado de la galaxia.

Son las 01h00m T.U., las tres de la madrugada hora local. Doy un último vistazo a unas Pleiades que poco a poco van alzando el vuelo y decido irme a dormir.

Esta noche que ha empezado torcida ha acabado de manera fabulosa, mirando por primera vez en mi vida de tú a tú a una galaxia que se encuentra a unos 2,3 millones de años luz de distancia.

Para acabar adjunto el time-lapse que he montado con las fotografías que tomé de la nube de tormenta. Un bonito recuerdo para una noche especial.


Vale la pena verlo en grande: https://youtu.be/48ZK1KY_uaY

viernes, 14 de agosto de 2015

NGC6643 - Galaxia en Draco

A 1º50’ de Xi Draconis, en dirección a la Estrella Polar encontraremos la galaxia NGC6643, un objeto bastante exigente, pero con las condiciones adecuadas, podemos pasar un buen rato con ella.

Carta generada con Cartes du Ciel

Se trata de una espiral del tipo Sc I-II que brilla con una magnitud de 11,5 y presenta un tamaño aparente de 3,8’x1,9’.

Como prueba que no resulta demasiado fácil de cazar, vemos que fue descubierta bastante tarde, en 1858 por Eduard Schönfeld.

Como digo, es una galaxia exigente, pero muy agradecida si le podemos dedicar algo de tiempo bajo unos cielos oscuros y con un telescopio de abertura generosa.

Es necesario adaptar bien la vista a la oscuridad y poco a poco veremos aparecer una manchita uniforme y ovalada que me recuerda mucho a la NGC6015, otra de las galaxias que podemos encontrar en la constelación de Draco.



Se extiende en paralelo junto dos estrellas de magnitud 12,6 y 12,9. Viendo su magnitud comprobamos que seguimos con las exigencias, pero a pesar de ello, estas dos estrellas nos sirven de excelente punto de referencia para saber el lugar exacto donde se encuentra la galaxia.

El campo estelar donde se encuentra enmarcada en mi Nagler de 16mm no puede considerarse espectacular, pero sí lo suficientemente vistoso como para proporcionar un bonito acompañamiento.

Destacan las cuatro débiles estrellas en forma de L que se encuentran cerca de la galaxia, dos de las cuales son las de referencia que he comentado antes; y más alejadas, dos estrellas blancas que son las más brillantes que podemos observar por la zona.
Brillan alrededor de la magnitud 9,7 y 10,2 que no molesta a la hora de observar NGC6643.

Vale la pena el esfuerzo, ya que al final puedo decir que he podido disfrutar de una galaxia muy bonita.

Aladin Lite


miércoles, 12 de agosto de 2015

NGC6015 - Galaxia en Draco

En 1788 William Herschel descubrió la que posteriormente sería catalogada como NGC6015, una galaxia espiral del tipo Scb que se encuentra situada en la constelación de Draco.

Carta generada con Cartes du Ciel

La podemos encontrar partiendo desde la Theta Draconis (mag. 4,0), a unos 4º de ella en dirección a Pherkad, la Gamma Ursa Minoris. Como ayuda también resultará útil comprobar que forma un triángulo equilátero junto a Eta Draconis (mag. 2,7). Si localizamos entonces la estrella HIP77277 (mag 5,2), ya casi la tendremos, ya que se encuentra a unos 37’ de ella.

Con una magnitud visual de 11,2 y un tamaño aparente de 5,4’x2,1’, resulta una galaxia que, bajo unas buenas condiciones de observación, resulta bastante asequible a la mayoría de telescopios.

La noche del 16 al 17 de mayo de 2015 soplaba un fuerte viento que condicionaba bastante la observación, pero a pesar de ello decidí apuntar hacia NGC6015 con mi SC de 235mm.



Con esta abertura la galaxia ya puede percibirse desde un primer momento, y su visión va mejorando a medida que adaptamos la vista. Poco a poco consigo ver que se encuentra enfrentada a una tríada estelar muy débil, magnitudes 13-14, que forman un bonito triángulo isósceles.

Siguiendo con los triángulos, veo que la galaxia se encuentra en el centro de otro formado por TYC4182-1432-1 (mag. 9,7), TYC4182-153-1 (9,4) y TYC4182-325-1 (10,9).

Pero lo realmente interesante es NGC6015. Esta noche, no demasiada buena en cuanto a la turbulencia atmosférica, percibo una manchita ovalada, homogénea, blanquecina y bien marcada una vez he adaptado bien la vista y utilizo la visión lateral.

Muy bonita.

Aladin Lite


domingo, 9 de agosto de 2015

Sol - Región activa AR2396 - 9 de agosto de 2015

Cuando el Sol se encuentra alto en el cielo no es el mejor momento para fotografiarlo, pero como todo astrónomo aficionado sabe, no siempre se puede observar cuando deseamos.

Hacía algunos días que estaba al tanto de la región activa AR2396, que está resultando verdaderamente espectacular, y hoy hacia las 12h 51m hora local (10h 51m T.U.) he tenido un rato antes de comer en el que he podido montar el refractor ED80 sobre la CGEM, acoplarle la Nikon D5100 y apuntar hacia el Sol (Siempre con el filtro solar puesto para evitar lesiones oculares).

Y ciertamente no me ha defraudado, a pesar de no observarla con las mejores condiciones posibles, sí he podido conseguir una fotografía testimonial que me ha dejado bastante satisfecho y que se ha convertido en un buen recuerdo de los minutos que he estado disfrutando de esta atractiva región activa.



En detalle:



Y esta es la fotografía que nos ofrece el SOHO:

SOHO

Siempre resulta impresionante la comparativa de tamaño de las regiones activas respecto a la Tierra, ayuda mucho a la hora de darnos cuenta de la magnitud de lo que estamos observando.

Espero que durante este mes de agosto pueda volver a observar el Sol, y con unas condiciones más favorables.

viernes, 7 de agosto de 2015

Tormenta con fuerte aparato eléctrico en el Montsià, 2015-08-06

Pues este verano está resultando muy atípico.

Por diversos y variados motivos no he podido ni poner una mano encima del telescopio, y verdaderamente, no ha sido por falta de ganas.

La última broma del verano la tuve la noche del 6 de agosto de 2015, en la que una fuerte tempestad con abundante aparato eléctrico me amenizó la noche hasta que me fui a dormir.

En compañía de mi padre en la terraza de mi pueblo, cogí la cámara Nikon D5100 y la puse en modo vídeo para intentar cazar algo del espectáculo que se estaba desencadenando ante nuestros ojos.

Al hacerlo de esta manera la calidad de las fotos no es muy buena, ya que es una captura de vídeo, pero no sé una forma mejor de fotografiar rayos.

A la espera de poder dedicar un poco de tiempo a temas propiamente astronómicos os dejo una muestra que permite hacerse un poco (sólo un poco) a la idea de lo que vivimos anoche.