domingo, 29 de noviembre de 2015

Cardanus, Krafft y Catena Krafft

28 de agosto de 2015, la Luna se encuentra brillando pletórica en el cielo. En su catorceavo día de lunación, iluminada en el 98,8% de su superficie, no es que permita demasiadas alternativas de observación.

La noche es muy agradable y decido pasar un rato echándole un vistazo con mi SC de 235mm y centrándome en una pareja de viejos conocidos, los cráteres Cardanus y Krafft.



Empiezo con una visión de conjunto utilizando el ocular de 25mm (94x). Nada más mirar por él pienso que menos mal que esta noche no dedicaré el tiempo a mirar cielo profundo, ya que he quedado deslumbrado por completo por el fuerte resplandor de la Luna.

Centro la zona de Cardanus y Krafft, pero lo que más me llama la atención, sin duda, es el exuberante brillo de Aristarchus. Sin embargo no es mi objetivo y me centro en la pareja de cráteres gemelos.

Voy subiendo aumentos y como veo que la noche acompaña y la Luna lo permite, fuerzo hasta los 235x que me proporciona el Baader Ortho de 5mm. La imagen es todavía estable y los puedo aprovechar perfectamente.

Decido hacer un rápido boceto para completar la observación:



En un primer momento se podría considerar que estos dos cráteres son gemelos, principalmente por la posición en la que se encuentran, por su diámetro casi idéntico, 50 km de Cardanus y 51 km de Krafft; por el potente brillo que emana de su interior cuando la luz solar incide en ellos, y por las terrazas que pueden percibirse en ambos sin demasiada dificultad.
Pero si empezamos a mirar con atención, descubriremos algunas peculiaridades que, al igual que en todos los gemelos, los diferencian sutilmente.

Lo más significativo es que en Cardanus, el cráter de la izquierda en el dibujo, presenta una montaña interior que queda en el límite de la sombra, mientras que Krafft, también en la frontera entre la oscuridad y la luz solar, muestra un cráter, Krafft C, de unos 13km de diámetro.

Otra particularidad, que tal vez sean imaginaciones mías, es que me da la sensación de que Cardanus tiene una forma ovalada mientras que Krafft, aunque mantiene una forma alargada, me parece algo más redondeada. No es algo exagerado, pero sí lo suficientemente significativo como para llamarme la atención.

Después de exprimir todo lo posible lo que puedo percibir de los dos cráteres, dirijo mi atención a lo que a mi entender, los convierte en especiales, y no es otra cosa que la Catena Krafft.

A pesar que visto con un telescopio medio-mediano, puede dar la sensación de tratarse de una rima, en realidad es una cadena de cratercillos, lo cual no deja de maravillarme cada vez que la observo y pienso en ello.

La Catena Krafft siempre me ha sugerido un puente que une los dos cráteres, un puente que la mayoría de veces me queda a medio camino, es decir, lo veo salir de Cardanus, pero no llegar hasta Krafft. A pesar que en fotografía parece que así lo hace.



Siempre que he observado esta zona con mi SC de 127mm, nunca he conseguido ver el “puente” completo, y había tenido la esperanza que con el SC de 235mm me resultara más fácil percibirlo. Pero de momento, no soy capaz de verlo de cráter a cráter.

Dándole vueltas decido probar a utilizar algunos filtros de colores.

Los que tengo son el típico lunar Celestron 94119-A y los que vienen con el juego de filtros nº 1 de Celestron, el #21 Naranja, el #80A Azul Claro, el #15 Amarillo y el #ND-25 Densidad Neutra.

Los compré junto a mi primer telescopio aconsejado por el vendedor, pero para ser sincero, no es que los utilice demasiado. Sin embargo, esta vez me han ayudado a exprimir al máximo la Catena Krafft.

Primero utilizo el filtro lunar, pero lo descarto casi automáticamente, el color verde que ofrece me resulta muy poco agradable y no aprecio ninguna mejora significativa a parte de atenuar algo el brillo lunar.

A continuación pongo el de densidad neutra. El color es más natural y por momentos me parece ver cómo la cadena de cratercillos alcanza Krafft.

El #80A tampoco me acaba de convencer, pero tanto el #21 Naranja y el #15 Amarillo me dejan gratamente sorprendido. El “puente” destaca más, aunque la verdad, la conexión completa entre cráteres es de aquellas cosas en visual que no sabes si ves de verdad o las ves por propia sugestión.

En vista de esto, decido dibujar sólo lo que estoy seguro de ver al 100%.

Lo que sí mejora sin discusión es cómo veo las terrazas interiores de Cardanus y Krafft, el pico central de Cardanus y el cráter interior de Krafft. Así mismo, las grietas que salen Cardanus en dirección al cráter Seleucus.

Realmente, he vuelto a disfrutar de esta bonita zona lunar que también da mucho juego en fotografía.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada