viernes, 16 de enero de 2015

NGC2129 - Cúmulo abierto en Gemini

Si una noche decidimos apuntar nuestro telescopio hacia M35, podemos aprovechar para echarle el ojo a otro cúmulo abierto, no tan espectacular, pero sí con cierto atractivo, que se encuentra a unos 2º al suroeste de él.

Carta generada con Cartes du Ciel

Se trata de NGC2129, también catalogado como Collinder 77 (Cr77) y al igual que M35, lo encontramos en la constelación de Gemini.

Descubierto en 1784 por Friedrich Wilhelm Herschel, abarca una extensión de aproximadamente 6’y brilla con una magnitud visual estimada de 6,7.

Es un cúmulo muy joven, con una edad de unos 10 millones de años y está a una distancia de unos 7.200 años luz. (http://mnras.oxfordjournals.org/content/365/3/867.full.pdf+html)

El 19 de diciembre de 2014 estaba disfrutando de unos cielos oscuros con mi SC de 235mm, pero la noche no era nada buena en cuánto turbulencia atmosférica. Soplaba el viento y estimé un 2/5 (Siendo 5=óptimo). De manera que opté por centrarme básicamente en la observación de cúmulos abiertos.

Después de echarle un rápido vistazo a M35, apunté hacia NGC2129 y dibujé lo que buenamente podía ver a través del ocular de 25mm (94x):



Nada más poner el ojo en el ocular destacan con fuerza dos estrellas que se encuentran en el centro del cúmulo, la HIP 28513, de magnitud 7,3 y clase espectral B3Ib, y a unos 126”, la HIP 28510, con magnitud 8,2 y clase espectral B2III.

Acompañándolas, un buen número de estrellas más débiles, alrededor de la magnitud 11, que van aumentando en número a medida que voy adaptando mejor la vista a la oscuridad. Todas ellas las noto blanco-azuladas.

Sin embargo, me va quedando una extraña sensación de ser consciente de no estar exprimiendo todo lo que podría a este cúmulo abierto. El viento que sopla, ya no a ráfagas, sino de manera sostenida, no permite que pueda percibir las estrellas de manera puntual, más bien las veo bien rellenitas y titilantes. Y para las más débiles, preciso realizar un esfuerzo extra de atención.

Pero a pesar de todo, NGC2129 luce con bastante dignidad. Es posible que con pequeños telescopios, o desde cielos con cierta contaminación lumínica, lo único que nos pueda ofrecer este cúmulo sea la pareja que he comentado y poco más, pero con las condiciones adecuadas, bien vale la pena echarle un vistazo.

En el peor de los casos siempre podemos volver al más agradecido M35.

Para concluir adjunto una fotografía de NGC2129 que he sacado de Simbad/Aladín:

Aladin/Simbad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada