sábado, 24 de enero de 2015

M41 desde Barcelona ciudad

El cúmulo abierto M41, situado en la constelación de Canis Major, fue uno de los primeros objetos que observé cuando empecé a interesarme un poco más en serio por la observación astronómica con mis prismáticos 10x50, allá por el 2003, .

Su fácil localización, 4º al sur de Sirius, el hecho de poder observarse a simple vista desde cielos oscuros al brillar con una magnitud estimada de 4,5 y gracias a ser bastante extenso, unos 40’, permitió que se convirtiera en uno de los objetos recurrentes que solía (y suelo) visitar en la frías noches de invierno, prismáticos en ristre.

Carta Generada con Cartes du Ciel

La noche del 17 al 18 de enero de 2015 pude observarlo desde Barcelona ciudad. Las condiciones de la noche me permitieron sacarle el máximo partido, cosa que es bastante inusual en una gran ciudad, por lo que al final me animé a plasmarlo en papel.

Esto es lo que vi con el SC de 127mm y el ocular de 25mm (50x):



M41, desde mi latitud, no suele elevarse demasiado por encima del horizonte, por lo que unido a la extrema contaminación lumínica de Barcelona, su observación habitualmente no resulta demasiado gratificante, sin embargo, en una buena noche como la que comento, el espectáculo es notable.

Percibo un buen número de componentes, incluso más que las que pude ver en su día desde un lugar semi-urbano:

http://laorilladelcosmos.blogspot.com.es/2009/03/m41-cumulo-abierto-en-canis-major.html

Las percibo de color blanco-azulado en su mayoría, pero algunas puedo notarlas con cierto color amarillo-anaranjado. Sus componentes se encuentran ciertamente dispersas y ocupan prácticamente la totalidad del grado de campo que me ofrece mi ocular de 25mm en el SC de 127mm.

Destaca sobre el conjunto la 12 CMa, dibujada a la derecha, un poco apartada del cúmulo propiamente dicho, pero que le confiere un bonito plus estético. El resto de estrellas que aparecen en el campo del ocular son más débiles, brillando con magnitudes que abarcan de la 7 hasta la 12, y están organizadas de tal manera que, aunque no se quiera, se tiende a agruparlas por parejas y tríadas estelares.

De hecho, existen varias estrellas dobles catalogadas como tales que pertenecen a M41: la h2341 (8,3-9,1), la HDO 89 (10,0-11,0), ls HDO 87 (10,0-11,5) y la Stone 15 (9,6-9,6) son las más asequibles. Esta vez no me entretuve identificándolas, pero alguna que otra noche lo he hecho y resulta un aliciente más a los muchos que tiene este cúmulo abierto.

Hay quien piensa que Aristóteles lo observó a simple vista hacia el año 325 A.C., basándose en un pasaje de unos de sus libros, “Meteorológica”, pero no está del todo claro si lo que vio fue M41 o una parte de la Vía Láctea cerca de Delta CMa.

Sea como sea, el descubrimiento de M41 se suele atribuir a Giovanni Battista Hodierna, quien hizo referencia al cúmulo en su obra “De Admirandis Coeli Characteribus” en 1654.

Años más tarde, fue descubierto de manera independiente por Flamsteed en 1702 y Le Gentil en 1749. El 16 de enero de 1765, Messier lo incluyó en su famoso catálogo como M41, anotando:

“Cúmulo de estrellas debajo de Sirius. Este cúmulo parecía nebuloso en un refractor de un pie. En realidad, no es más que un conglomerado de débiles estrellas”.

M41 se encuentra situado a unos 2.300 años luz de distancia y en él se pueden encontrar algunas gigantes rojas con clases espectrales G y K. Se estima que tiene una edad de 190 millones de años y se prevé que no se disgregue completamente perdiendo su condición de cúmulo estelar hasta dentro de 500 millones de años más.

Finalmente, comentar que diferentes estudios han concluido que M41 se extiende a lo largo de 26 años luz.

Como digo, un cúmulo muy agradecido a la hora de observarlo bajo condiciones de contaminación lumínica, y siempre espectacular, se observe tanto con prismáticos como con telescopio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada