lunes, 23 de septiembre de 2013

NGC6891 - Nebulosa Planetaria en Delphinus

Situada a unos 12.400 años luz de distancia, NGC6891 es una nebulosa planetaria que podemos encontrar en la constelación de Delphinus, cerca de la línea imaginaria que sirve de frontera con la vecina Aquila.

El que llegó a ser Astónomo Real en Escocia durante 1889 hasta 1905, Ralph Copeland,  fue quien descubrió NGC6891 el 22 de septiembre de 1884. De hecho, Copeland llegó a descubrir un total de 35 objetos que fueron incluidos en el NGC.

NGC6981 es una planetaria que presenta tres capas de gas expulsado por la estrella central que brilla con una magnitud de 12,4.

Lamentablemente, todos estos detalles no están siempre al alcance de nuestros telescopios, condicionados por la abertura que utilizamos y por las condiciones de observación de la noche.

El 31 de agosto de 2013, desde unos cielos oscuros, apunté mi SC de 235mm hacia esta planetaria. Este es el dibujo que hice a 235x:



Planetaria no demasiado grande -Aproximadamente unos 18” de diámetro-, pero muy brillante. Se estima una magnitud visual de 10,5.

Localizo la zona donde debería encontrarse NGC6891 con el ocular de 25mm, que me proporciona 94x, y me animo al ver que ya en un primer momento destaca con fuerza gracias a su brillo, cosa que tiene su mérito, ya que el campo se presenta rico y atractivo.

De todas maneras, está claro que pide más aumentos. Al final, después de probar varios oculares decido dibujarla a 235x. La percibo de forma redondeada y muy compacta, poco que ver con la forma ovalada que ofrece en fotografía sus capas internas y más brillantes. Utilizo la visión lateral y noto un pequeño halo a su alrededor, supongo que debe ser la capa más externa y débil de la planetaria.

Llegados a este punto recuerdo que la estrella central se encuentra a mi alcance, ya que brilla con magnitud 12,4 y me dispongo a cazarla, pero ante mi sorpresa, no lo consigo. Intento concentrarme un poco y fuerzo a 391,66x, pero no hay manera. La única razón que se me ocurre para tan inesperado fracaso es que el potente brillo de la nebulosa mimetice la estrella central hasta el punto de hacerla invisible a mi vista. Sería interesante conocer la experiencia de otros observadores al respecto.

Para acabar con la observación vuelvo a los 235mm y decido acoplar el filtro OIII. Con él la nebulosa aparece más marcada, pero no me ofrece más detalles que sin el filtro.

En definitiva, una planetaria asequible y con grandes posibilidades dependiendo de la abertura de nuestro telescopio y de las condiciones de observación. Por mi parte he quedado satisfecho con ella y me quedo con la frase que me ha venido a la cabeza cuando me dirigía ya a buscar el siguiente objeto de la noche a observar: “Realmente, una planetaria muy elegante”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada