lunes, 19 de agosto de 2013

Mare Australe - 18 de agosto de 2013 con libración favorable

La noche del 18 de agosto de 2013 la Luna parecía invitarme a su observación. En su doceavo día de lunación y estando iluminada en el 93,3% de su superficie por otro lado, pocas alternativas observacionales se me presentaban. Pero no me lamento, la Luna siempre me da grandes satisfacciones cuando le dedico un poco de tiempo.

Sin ir más lejos, esta noche había leído que se producía una libración favorable (http://es.wikipedia.org/wiki/Libraci%C3%B3n) con la que se podría observar la zona de Mare Australe (Longitud: 91.0° Este / Latitud: 46.0° Sur) una zona lunar que habitualmente queda fuera de nuestro alcance.

A pesar de presentar una superficie de 151.000 km2, debido a su posición en el limbo sur-sureste de la Luna, no es nada cómoda su observación. Pero puede que precisamente por esto, es por lo que me resultó tan atrayente la posibilidad de observar por primera vez esta zona. Territorio virgen.

Lo primero que hice fue acoplar la cámara DBK21AU04.AS al SC de 235mm para obtener una imagen que, a posteriori, me recordara lo que iba a observar en visual:



El brillo era bastante cegador, así que para mayor comodidad tuve que acoplar el filtro lunar. Una vez noté la vista cómoda empecé a buscar la zona en cuestión. Puede que sea que no estoy muy acostumbrado a observar la Luna con el SC de 235mm, puede ser que el Virtual Moon Atlas no resulte muy clarificador hacia los limbos lunares, es posible que tuviera un mal día… el caso es que no era capaz de identificar el Mare Australe por ningún lado.

Al cabo de un rato decidí coger el Atlas lunar de Rükl y hacer algo que nunca había hecho: ponérmelo apoyado en mis piernas y a pie de telescopio intentar identificar accidentes. De pronto me percato en una zona temblorosa en el límite lunar con varias partes oscuras que contrastan con el brillo lunar preponderante. Pienso, lo tenías delante y no lo veías.

Lo primero que me llama la atención es el cráter Oken. Una formación circular de unos 73 km de diámetro con un fondo recubierto de lava oscura que por efecto de la perspectiva veo alargado. Una vez identificado en el Atlas y cogiéndolo como referencia voy intentando situarme, tarea nada fácil, para ser sincero.

A continuación me fijo en Lyot, bastante más grande que Oken, se extiende a lo largo de 141 km y también es un cráter circular, aunque lo vea alargado… También tiene el fondo lleno de lava oscura, de hecho como en casi todos los que distingo en la zona.

Como cráteres independientes creo identificar un diminuto Hanno (53 km de diámetro) y un Pontecoulant (91 km) más contrastado y fácil de apreciar.

De repente me fijo en la antítesis de lo que me ha llamado la atención hasta ahora, que no es otra cosa que el cráter Reimarus (48 km), situado cerca de Vallis Rheita, extremadamente brillante en esta avanzada fase lunar.

Y entonces me pregunto, ¿Mare Australe?, pues según veo en el Atlas de Rükl, es toda la zona oscura temblequeante que se extiende desde el cráter Oken hasta el cráter Hanno.

Decido concluir la observación cuando me doy cuenta que estoy aguantando la respiración con el ojo pegado en el ocular intentando exprimir esta zona que a pesar de estar bien diferenciada, no aparece demasiado contrastada por culpa del potente brillo de la Luna.

Dejo de forzar los ojos y me dedico a procesar la imagen que he tomado y a rotularla con lo que más me ha llamado la atención y he podido identificar… supongo que correctamente.



Acabo la observación satisfecho. Tarea complicada, pero gratificante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada