miércoles, 10 de julio de 2013

NGC6781 - Planetaria en Aquila revisitada


El 16 de junio de 2012 tuve la ocasión de observar una nebulosa planetaria en la constelación de Aquila realmente bonita. Sobre todo me sorprendió su tamaño. Se trataba de NGC6781 y aquí está el enlace de la entrada que hice en su día: http://laorilladelcosmos.blogspot.com.es/2012/07/ngc-6781-nebulosa-planetaria-en-aquila.html

Su observación me dejó un sabor agridulce. Por un lado, contento por haber disfrutado de una planetaria extensa, algo que no es demasiado habitual; pero por otro lado, me quedó la sensación de no haber podido exprimirla al máximo, tal vez por culpa de las condiciones de observación de la noche.

Vi que muchos observadores comentaban que la apreciaban con forma anular, pero por mi parte sólo fui capaz de percibir una manchita muy difusa, redondeada y extensa, de manera que me dejé anotado volver a ella una noche con mejores condiciones de observación.

El 5 de julio de 2013 me encontraba disfrutando de los cielos oscuros de mi pueblo con mi SC de 235mm, pero lo mejor de todo es que estimé un “seeing” de 5/5 (Siendo 5=óptimo). Una de aquellas noches que se pueden contar con los dedos de una mano a lo largo del año.

Cuando tengo la inmensa suerte de encontrarme con noches así, intento que las ansias y la emoción del momento no se apoderen de mí y no sea capaz de aprovechar al máximo este tiempo tan precioso e inusual, así que voy directamente a coger la libreta donde dejo anotados los objetos a los que apunté volver a observarlos con mejores condiciones e intento visitar algunos de ellos.

En la lista me encontré con NGC 6781 “Planetaria en Aquila”, sin ninguna explicación más. Me fié de mi instinto y no quise revisar la observación que había hecho en 2012. Pensé que de esta manera no estaría mediatizado. Así que apunté el telescopio hacia ella y dibujé lo que vi a 146x después de adaptar lo mejor posible la vista a la oscuridad:


Y esta es una transcripción de las notas que tomé:

“Espectacular planetaria. Campo estelar muy rico y vistoso, pero sin estrellas excesivamente brillantes que puedan quitarle protagonismo a NGC6781. (Parece ser que la estrella más brillante del campo, en esta ocasión, no me molestó tanto como durante la observación del 16 de junio de 2012).

Ya a 95x la planetaria aparece claramente en el ocular. Sé que la noche es excelente, pero el hecho de verla de esta manera ya en un primer momento, no deja de sorprenderme. Se muestra como una mancha blanquecina extensa, difusa, bien presente y con una forma algo irregular, pero con cierta tendencia redondeada.

Mientras estoy observándola para intentar describir lo que veo, me llama la atención el hecho que por momentos me da la sensación de verla anular (Es en este preciso instante cuando recuerdo el porqué me había dejado anotado volver a esta planetaria).

Automáticamente decido poner el filtro OIII y compruebo que aparece bastante más marcada, atenuando con ello la sensación evanescente que tenía cuando observaba sin filtro. El problema es el que me encuentro siempre que utilizo el OIII: una buena parte del campo estelar desaparece, provocando con ello que pierda bastante encanto. Utilizo el filtro UHC, pero a pesar de no oscurecer tanto el fondo estelar, no me compensa, así que al final opto por el método rupestre, es decir, aclimatar lo mejor posible la vista a la oscuridad y utilizar la visión lateral para captar mejor los detalles de la nebulosa.

En definitiva, una planetaria que exige cielos oscuros y buenas condiciones de observación, pero que resulta muy agradecida si se le dedica un poco de tiempo”.

Al día siguiente cuando pasé el dibujo a “limpio” y ordené un poco las notas, revisé las que tomé en 2012 y no pude por menos de sorprenderme de lo que puede llegar a representar una noche clara, oscura y con una casi nula turbulencia atmosférica, a la hora de observar estos objetos difusos. Cada vez que tengo una experiencia de este tipo me doy más cuenta de lo necesario que es tomar notas de las observaciones y mantener listados de “tareas pendientes”. Si no lo hiciera así, lo más probable es que no hubiese podido disfrutar de todo el potencial de esta atractiva planetaria anular.

Acabo con el dibujo que hice en 2012 para poderlo comparar con la observación del 5 de julio de 2013:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada