viernes, 28 de diciembre de 2012

NGC2158 - Cúmulo abierto junto M35 en Gemini

Si buscamos cúmulos abiertos en la constelación de Gemini, sin lugar a dudas M35 es el candidato más adecuado y asequible a todo tipo de telescopios y circunstancias. Sin embargo, si disponemos de cielos oscuros y una abertura generosa, como puede ser mi SC de 235mm, existe un pequeño cúmulo abierto a medio grado al suroeste de M35 que no deberíamos dejar escapar. Se trata de NGC2158.

Descubierto por William Herschel en 1784, NGC2158 presenta una magnitud aparente de 8,6 y se extiende a lo largo de 5’ en el cielo. Está formado por componentes débiles que brillan alrededor de las magnitudes 12-13 y se encuentra a 13.000 años luz de distancia. Este dato contrasta llamativamente con los 2.200-2.800 años luz (según la fuente) a los que se encuentra M35. Sin embargo, tan remarcable de NGC2158 es la distancia a la que se encuentra, como lo viejo que es. Su edad se estima alrededor de 1.000 millones de años.

Para hacernos una idea de lo que podemos esperarnos ver al poner el ojo en el ocular, comentar que durante bastante tiempo se dudó en clasificarlo como cúmulo globular o abierto. En la actualidad se ha decidido por considerarlo como abierto. Para telescopios pequeños o medianos se ve como una mancha difusa extensa e irresoluble. Para telescopios de buena abertura, el espectáculo está garantizado.

La noche del 6 de diciembre de 2012 estaba observando con mi SC de 235mm desde cielos oscuros y decidí apuntar a NGC2158. Esperaba algo curioso, y lo que acabé encontrando fue un verdadero reto observacional… pero un buen reto, ya que al final la recompensa fue formidable. Este es el dibujo que hice con el ocular Nagler de 16mm que me proporcionaba 146,88x:


Está claro que para observar el majestuoso M35 no es condición necesaria disfrutar de cielos especialmente oscuros, pero sí es imprescindible si queremos exprimir al máximo NGC2158. Y sería imperdonable tener la ocasión de visitarlo y no hacerlo.

Después de estar más de veinte minutos con él, la conclusión es que me ha gustado muchísimo y me ha dejado una excelente impresión.

Con el ocular de 25mm (94x), localizo M35 y estoy un rato observando sus componentes, mayoritariamente azuladas y la preciosa doble que se encuentra encastada en él, la STT134. Pero esta noche el objetivo principal es otro, así que desplazo el tubo hacia donde debería encontrarse NGC2158 y lo percibo como una nubecilla difusa. Viendo esto, decido utilizar más aumentos, así que al final opto por los 146,88x.

En un primer instante, veo un campo rico en estrellas, pero nada excepcional, pero a medida que voy adaptando el ojo a la oscuridad voy percibiendo de nuevo la manchita blancuzca que había visto antes con menos aumentos, pero más extensa, que poco a poco, ante mí, se va convirtiendo en un delicado enjambre estelar. La sensación es fantástica. Veo aparecer estrellas por toda la superficie que abarca el cúmulo, unas más marcadas que otras que se mantienen imperturbables es su sitio, otras que aparecen y desaparecen ante mi vista debido a su débil brillo.

Al final, como comento, con cielos oscuros, buena abertura, con la vista perfectamente adaptada y utilizando la visión lateral en algún momento, puedo asegurar que he visto un cúmulo abierto realmente sensacional. Cuando empecé su observación no hubiera imaginado que NGC2158 acabaría haciéndome olvidar la presencia medio grado más allá de M35.

La emoción llegó hasta el extremo de ir a buscar la Nikon D70S para acoplarla al telescopio e intentar conseguir una foto de recuerdo. Este fue el resultado:


En definitiva, un cúmulo abierto peculiar y exigente pero que con las condiciones de observación adecuadas se presenta extremadamente atractivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada