domingo, 12 de agosto de 2012

NGC6522 y NGC6528 - Pareja de Globulares en Sagittarius

Son curiosas las asociaciones que hacemos en ocasiones. Cuando miramos por nuestros telescopios los planetas del Sistema Solar tenemos la impresión de estar observando algo cercano y familiar. Después vemos que Neptuno se encuentra a unos 4.500 millones de kilómetros del Sol (30 UA). Pero no contentos con ello, cualquier objeto perteneciente a nuestra Vía Láctea (con un diámetro estimado de 100.000 años luz), mantiene el prestigioso estatus de ser “uno de los nuestros”. Tan sólo nos concienciamos de estar viendo algo realmente lejano cuando estamos observando otra galaxia diferente a la nuestra.

El caso es que el pasado 16 de junio de 2012 observando dos cúmulos globulares de la constelación de Sagittarius que pueden verse en el mismo campo a bajo aumento, tuve la sensación de estar escrutando una zona celeste que, en condiciones normales estaría vedada a nuestros ojos.

Estos dos globulares se encuentran justo a 4º de nuestro Centro Galáctico, zona escondida visualmente por culpa de las densas nubes de gas y polvo que se interponen entre la Tierra y el centro de nuestra galaxia. Sin embargo, existe una pequeña área donde estas aglomeraciones de polvo interestelar están más dispersas y nos permiten “ver” a través de ellas con mayor facilidad. Esta zona recibe el nombre de Ventana de Baade, en honor a su descubridor, Walter Baade (1893-1960), un astrónomo estadounidense de origen alemán, el cual a través de esta “ventana” estudió estrellas variables de tipo RR Lyrae situadas en el bulbo de nuestra galaxia para determinar la distancia a la que nos encontramos de él. Esta distancia está estimada en unos 27.000 años luz.

Los dos cúmulos globulares que comentaba son NGC6522 y NGC6528 y ambos tienen el aliciente de estar situados en el mismo bulbo galáctico. De hecho un estudio realizado en 2009 por un equipo de la Universidade de São Paulo en Brasil dirigido por Beatriz Barbuy, estimó que NGC6522 se encuentra a tan sólo 6.500 años luz del centro de la Vía Láctea. Aunque en otras fuentes la distancia se reduce a los 2.000 años luz.

http://spider.seds.org/spider/MWGC/n6522.html
http://spider.seds.org/spider/MWGC/n6528.html

Con estos interesantes antecedentes, como he comentado, el pasado 16 de junio apunté mi SC de 235mm desde unos cielos oscuros hacia la “ventana” abierta hacia nuestro bulbo galáctico para observar NGC6522, probablemente el cúmulo globular más antiguo de nuestra de la Vía Láctea y su compañero NGC6528, separados entre sí por unos 700 años luz de distancia.

Este es el dibujo que hice con el ocular Hyperion de 31mm que me proporcionaba unos confortables 75x que me permitían observar los dos globulares en el mismo campo:


Realmente espectacular. No sé cómo no había observado antes esta pareja tan peculiar que se encuentra enmarcada en un campo estelar muy atractivo. Como curiosidad comentar que el grupito de cinco-seis estrellas que brillan con magnitud 9-10 y que se encuentran en el centro del campo del ocular me recuerdan en cierta manera la disposición de las Hyades en Taurus con Aldebaran al frente.

El globular que se encuentra en la parte superior del dibujo es NGC6522, situado a unos 25.100 años luz de distancia es más brillante y extenso que su acompañante. Presenta una marcada forma redondeada y es visible ya desde un primer momento. No soy capaz de resolverlo.

NGC6528, a 25.800 años luz, es también irresoluble. Estimo que aproximadamente en visual representa la mitad en tamaño que NGC6522 (Más tarde leo que el primero abarca 3,7’ mientras que NGC6522 un poco más del doble, 9,4’). Es significativamente más débil, pero adaptando un poco la vista a la oscuridad, no cuesta nada percibirlo, de manera que se puede disfrutar sin ningún problema de los dos globulares a la vez.

Esta noche, a pesar de tener un buen “seeing” 4/5 (Siendo 5=Óptimo), he tenido que luchar con manadas de nubes bajas que iban pasando por la zona y que la final han acabado tapando la constelación de Sagittarius. Por suerte he tenido tiempo de acabar la observación. Es la primera vez que miro a través de dos ventanas… la ventana abierta entre las nubes bajas, y la ventana de Baade…

Sea como sea, una panorámica sensacional. Muy interesante a la hora de observar, tanto por su atractivo estético, que es mucho, como por su importancia científica.

Para terminar adjunto una discreta foto hecha por mí de la zona:

Pinchar en la foto para verla más grande


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada