domingo, 20 de junio de 2010

M94 - Galaxia "ojo de Cocodrilo" en Canes Venatici

La constelación de Canes Venatici (Los Lebreles), nos ofrece bonitas galaxias aptas para telescopios con no demasiada abertura. De entre todas ellas, dos tienen una fama bien merecida entre los astrónomos aficionados: Una es M63, la galaxia Girasol (Sunflower) y la otra M51, la famosa galaxia Remolino (Whirlpool).

Hay otra que tal vez no goza de tanto reconocimiento, pero que puede llegar a ofrecernos vistas realmente espectaculares. Me refiero más concretamente a M94, una galaxia espiral que se nos muestra prácticamente plana de cara hacia nosotros y se encuentra a unos 14 millones de años luz de distancia. Fue descubierta por Pierre Méchain en 1781.

Cuando me planteo ir a la caza de galaxias con mi SC de 127mm desde mi lugar de observación habitual, no guardo excesivas esperanzas de, ni tan siquiera, poder intuirlas, debido a la creciente contaminación lumínica que sufro. Es por ello que cuando tengo un relativo éxito doy por muy bien empleada la noche.

Es curioso. No suelo hacerlo, pero antes de observarla quise leer la experiencia de dos grandes astrónomos aficionados, más que nada, porqué con la ausencia de un cielo verdaderamente oscuro, en ocasiones es bueno saber la forma del objeto que estás buscando... para poder hallarlo.

Primero leí el “Catálogo Messier” de José Luis Comellas. Allí, el autor comenta que M94 en visual le parece un globular no resoluble, mientras que en fotografía, se le asemeja a un “crustáceo celeste”.

Después consulté “The Messier Objects” de Stephen James O’Meara donde la compara con el ojo de un cocodrilo.

Así que con estas referencias, la noche del 12 de junio de 2010, me dispuse a probar suerte con M94.

En un primer vistazo, en el campo del ocular de 25mm (50x), puedo distinguir tres estrellas. A la izquierda, la más brillante (HIP62700 – mag. 9,6) se muestra con un bonito color casi anaranjado. Abajo, una más débil TYC-3021-53-1, que brilla un poco más tímida con una magnitud de 11,1. Y, finalmente, una que no hay manera de enfocar en el centro... Con una sonrisa en los labios pensé: “Te pillé”.

Voy adaptando mejor la vista a la oscuridad y pongo los 69x con la intención de ir descubriendo más estrellas en el campo, pero no consigo hacerlo de una manera “clara”, por lo que deduzco que, o bien estoy ante un campo estelar realmente pobre, o bien necesitaría cielos más oscuros para detectar más estrellas. M94 la puedo ver con una forma redondeada y un núcleo potente.

Al final, opto por centrarme en las dos más brillantes y en la galaxia. Para ello pongo 166x. El núcleo galáctico se va haciendo más brillante y evidente... y no sólo eso. Ahora me parece adivinar un halo redondeado, ténue y no demasiado extenso que envuelve el centro de la galaxia.

La forma galáctica ha pasado de verse redondeada a verse un poco ovalada... y es en este momento en que me acuerdo del “ojo de cocodrilo” de O’Meara.

Después de hacer el dibujo y de volver a adaptar la vista a la oscuridad, estoy un buen rato observando M94 y pensando que dentro de las limitaciones de la abertura y la contaminación lumínica, se puede disfrutar razonablemente observando esta peculiar galaxia que se asemeja a un ojo de cocodrilo, a un cúmulo globular no resoluble, a un crustáceo celeste... o a lo que nosotros queramos.

6 comentarios:

  1. Muy buena crónica. Sin duda es toda una satisfacción encontrar objetos tan ténues en cielos con contaminación lumínica. ¿Cuanto tiempo de observación sueles dedicar para realizar un dibujo como el que has hecho?

    Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Hola Akeru,

    Gracias por el comentario.

    Normalmente dedico primero unos diez minutos a observar a través del ocular, para adaptar la vista lo máximo posible e intentar retener la imagen que veo. Tanto del objeto en sí como de las estrellas brillantes, como de las débiles. Voy descansando cerrando el ojo pero evitando apartar la cabeza del ocular...

    A continuación abro la linterna roja y punteo las estrellas más brillantes. (Unos pocos minutos). Después cierro otra vez la linterna y estoy unos diez minutos más intentando exprimir al máximo lo que veo, en este caso, de la galaxia. (Unos diez minutos más).

    Hago un boceto rápido del objeto. Con esto, ya tengo más o menos el dibujo. Entonces, dependiendo de las posibilidades que ofrezca, descanso la vista unos minutos y estoy otros diez minutos a la caza de estrellas más debiles (de esas que, con suerte, las intuyes) y de algún detalle más del objeto en cuestión. En total, calculo que como media debo estar entre 20 y 40 minutos. Con M94 estuve más cerca de los 40 que no de los 20 :)

    A la mañana siguiente (cuando todavía tengo fresca la observación) paso el dibujo a "limpio" y lo escaneo y lo adapto lo mejor que puedo a lo que realmente veía con el Photoshop.

    Nada complicado, lo único necesario es un poco de paciencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Almach.

    Interesante descripción la de "ojo de cocodrilo" de James O' Meara, en tu dibujo se nota claramente esta forma.

    Y también muy interesante tu manera de hacer tus dibujos, es decir, el procedimiento que sigues... normalmente yo me quedo observando el objeto unos 20 minutos hasta estar bien familiarizado con el campo y luego enciendo la linterna para dibujar, y no paro hasta acabar el dibujo. Luego de esto, ya sólo me dedico a disfrutar.

    En fin, creo que sería interesante dedicarle una entrada sobre cómo dibujamos los objetos, a ver si hago una por estos días.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Oscar,

    Y como dicen por aquí, "Cada maestrillo tiene su librillo" :) Será interesante que hagas una entrada con tu manera de hacer los dibujos. Leer cómo dibujan otros astrónomos aficionados siempre es bueno para mejorar nuestra propia técnica. Lo bueno es que cada uno tiene su propio estilo... y lo mejor, lo que comentas: disfrutar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, excelente dibujo y reporte.

    Muy interesante esta idea de saber cual es la metodología de trabajo de cada uno. Por mi parte reconozco que mis dibujos en papel son verdaderamente un embrollo, llenos de flechas y anotaciones, que me sirven para redibujarlos en un medio digital (donde me siento más cómodo). Ya le dedicaré una entrada en mi blog...

    Saludos amigos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Hache,

    Tu método debe ser bueno, tan sólo hay que ver el resultado de tus dibujos... :)

    Yo tampoco hago el dibujo definitivo a pie de telescopio, también prefiero la comodidad del escritorio. Sea como sea, lo mejor es tomar las máximas notas posibles y apuntar nuestras impresiones y hacer el dibujo lo antes posible para que tengamos el recuerdo de lo observado bien fresco.

    Aquí explico en líneas generales tal como hago los dibujos:

    http://laorilladelcosmos.blogspot.com/2009/03/iniciacion-al-dibujo-astronomico.html

    http://laorilladelcosmos.blogspot.com/2009/12/dibujo-astronomico-y-photoshop-r.html

    Saludos.

    ResponderEliminar