sábado, 29 de agosto de 2009

M5 - Cúmulo globular en Serpens

Desde un cielo oscuro, con unas buenas condiciones de observación, contemplar M5 se convierte en una experiencia inenarrable. Cualquier cosa que se pueda decir... o dibujar, no podrá transmitir los sentimientos que tuve la noche del 20 de agosto cuando dirigí mi telescopio hacia este cúmulo globular que se encuentra en la constelación de Serpens, más concretamente en el sector conocido como Serpens Caput.

M5 es el cúmulo globular más brillante que podemos observar desde el hemisferio norte, más brillante que M13, aunque, curiosamente, no tan famoso como éste. Se encuentra a una distancia de 25.000 años luz, pero lo más significativo es que se estima que tiene una edad de unos 13.000 millones de años, lo que lo convierte en uno de los globulares más “viejos” conocidos. También es uno de los mayores, ya que se ha calculado que tiene una extensión de 130 años luz... y todo esto lo tenía delante de mi ojo, viéndolo con unas condiciones excelentes. Este es el dibujo que hice:



M5 es un cúmulo, como digo, espectacular. A 50x ya se puede localizar perfectamente, coincidiendo en el campo con 5 Ser (STF1930), una estrella doble que brilla con una componente principal amarillenta de magnitud 5,03 y una secundaria mucho más débil de color “oscuro” que brilla con magnitud 10,1. Para ver bien la doble es necesario centrarla en el ocular y aplicar entre 69x y 125x. Se encuentran separadas por 11,4” y con un ángulo de posición de 35º.

Volviendo a M5, es bueno comprobar que se deja aplicar más aumentos sin perder calidad de visión. Así que pongo los 125x y se presenta como un cúmulo globular grande, brillante, perfectamente resoluble viéndose un buen número de sus componentes.

El núcleo es brillante y extenso. A medida que nos alejamos de él, el globular se va difuminando paulatinamente hasta que dejan de verse “estrellitas” por su alrededor. Me parece que es más denso en la zona superior izquierda del dibujo que he hecho.

En definitiva, uno de los mejores cúmulos globulares que se pueden observar a través de cualquier telescopio. Y, evidentemente, asequible también a través de prismáticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada